El carnaval de Basilea.


El año pasado me toco participar a una de aquellas fiestas populares europeas que te dejan esa sensación de estar reviviendo tiempos remotos y que tratándose de una fiesta protestante hace que todo sea mas paradojal ya que a menudo protestante suena a puritano, grave y serio, lo que es contradictorio con el valor que damos a la palabra fiesta.

El Carnaval de Basilea ( Suiza) es único en el mundo.Primeramente por que comienza a las cuatro de la madrugada, momento en que todas las luces de la ciudad se apagan.

El núcleo del Carnaval es lo que se llama la “clique”, es decir una fanfarria de instrumentos de música tal que clarinetes,trompetas y tambores.La “clique” esta formada por un grupo de diez a ochenta personas reunidas con el único propósito de tocar juntas durante los tres días y noches ininterrumpidos que dura la fiesta.

Existen 36 “cliques” establecidas a lo que se agregan 170 “cliques oficiales” (es decir aquellas que reciben subvenciones de la comuna).El numero de “cliques salvajes” y espontáneas que nacen y desaparecen cada año nunca se ha podido contar, pero se estima a 10.000 el número de personas que participan activamente en el Carnaval.

La ciudad y los alrededores la víspera del Carnaval esta en efervescencia.Yo tuve la suerte de haber sido invitado por amigos a alojar ya que es bastante difícil encontrar un hotel o una pensión a muchos kilómetros a la redonda.A eso de las dos de la madrugada un río humano fluye, hacia el centro de la ciudad. Muchos comercios permanecen abiertos día y noche durante los tres días.Los bares, cafés y restaurantes aledaños al centro se han llenado ya a esa hora y todo el mundo comienza a tomar posiciones estratégicas para tener el mejor panorama del desfile de las “cliques”. Aquí podemos ver varios albumes de fotos dedicados al Carnaval

Al mismo tiempo una multitud densa de serpientes luminosas – son las grandes linternas seguidas por linternas mas pequeñas – se dirigen hacia la Plaza del Mercado con gran ruido de pitos y tambores. Yo sentí como la mayoría de los participantes, una sensación mágica casi como un “misterio religioso”, es algo impresionante y guardo un recuerdo inolvidable.La primera vez que visite la ciudad fue durante el Carnaval hace mas de veinte años pero fue de día sin saber yo gran cosa de que se trataba,y todo fue diferente por que lo hacíamos con nuestros tres hijos pequeños sin tampoco comprender mucho el sentido de lo que pasaba.

La “clique” comienza a preparar el tema que representará durante el Carnaval, generalmente ligado a la actualidad de la ciudad, a los problemas de sus habitantes y raras veces a la actualidad del país o a la actualidad internacional.Este tema determinará el tipo de linterna, el color y tipo de los trajes, de las máscaras. La linterna principal ( alta de varios metros), presenta tres temas pintados e iluminados desde el interior es llevada por cuatro hombres .A veces la linterna principal de cada “clique” es una verdadera obra maestra. La linterna delantera, mas pequeña también iluminada va en extremo de la mascara.Estos elementos son los únicos que se mantienen de un año para otro. Todo el resto se fabrica cada año.

Al final de la Morgestraich, es decir al final del segundo día, el Carnaval comienza a dispersarse y es alli donde se comienza a ver la imagen extraña y cautivante de un tambor y un clarinete deambulando en solitario por las calles, al ritmo y el sonido de una melopea que recuerda una imagen medieval de una antigua aldea de la vieja Europa.

El Carnaval de Basilea se desarrolla cada año la semana siguiente del miércoles de cenizas, precisamente del día lunes a las 4 de la mañana al miércoles a las 4 de la mañana.

Manu Chao en Ginebra


Hace unos minutos ha terminado el concierto de Manu Chao en la Arena de la ciudad de Ginebra. Demás decir que la sala ha estado repleta por un publico fascinado por el ritmo de una música llena de influencias reggae, ska, rumba, rai argelino y rock. Dos horas y cuarto de finales y reapariciones que no hicieron mas que calentar cada vez mas el ambiente, en una sala de por si bien sudada por el baile.Fue mi primer concierto de Manu Chao y espero no será el último.

Siempre me ha fascinado la construcción y sus arreglos ya desde la Mano Negra, donde parece que cada canción esta construida por capas, y que estas están dispuestas en profundidades diferentes.Mientras mas atentamente escuchas su música nuevas atmósferas se van revelando, como si fueras descubriendo una nueva canción escondida bajo la primera. Claro está, esto es difícil reconstruir en vivo y solo un Peter Gabriel será capaz de hacerlo.

Como Manu Chao no posee este virtuosismo tecnológico en escena, se permite variar los temas mezclandolos entre ellos, cambiándoles el tempo, naciendo una canción que nos parece conocida por reunir aires de muchas otras.Vean ustedes un extracto del concierto que filmé con una pequeña cámara fotográfica. Desgraciadamente el sonido por estar yo muy alejado de la escena no refleja completamente el calor y el color de la música.

Esta fue una de sus canciones de despedida “Volver”.Y aquí va otro extracto mas abajo.