Henri Cartier-Bresson, cazador de almas.


He querido colgar aquí este retrato de Henri Cartier-Bresson hecho por el cineasta Otar Iosseliani. La razón es que admiro el planteamiento del fotografo. Su mirada, que como la de Gombrowicz va al fondo de lo que no alcanzamos a ver por efecto de propia nuestra formación. Una parte, la mas sustancial de la realidad o se no escapa, o es deformada, simplificada o falseada por nuestra propia formación y la que se nos inflige desde los medios. En este video Cartier-Bresson se expresa en francés, raras veces en ingles. Es documento de 1 hora y 3 minutos y espero que lo encuentren tan refrescante como yo.

Woman in the Attic


Encontré este corto metraje en Vimeo, y claro, me gusto, mejor dicho me encanto. Esta muy bien hecho, hay poesía, una hermosa iluminación  y una excelente técnica. Se utilizo una cámara fotográfica Olympus E-10 y fue hecho en la Universidad de California del Sur, por el Departamento de animación y arte digital. El  autor del film se llama Chansoo Kim.

En los años 80 quise emprender una aventura parecida con un cuento de mi amigo Jorge Gajardo. No recuerdo exactamente el cuento pero este me pareció propicio para realizar una animación. Recuerdo que compre un Pinocho de madera con sus miembros articulados. Seria el personaje principal y podía adoptar posturas diferentes y estas se podían reproducir a la perfección a cada momento. Otro amigo mío Alan Heuffeman que ahora vive en Chile estuvo dispuesto a crear también algunos otros personajes utilizando cuescos de palta ( como le llamamos en Chile a los aguacates). Palta se llama también una lengua amerindia del norte del Peru y del sur del Ecuador. Alan era muy diestro para esculpir aquellos cuescos y logro hacerme algunas figuras. El problema vino de mi. La técnica de calcular el numero de fotos que había que tomar a cada posición del personaje al ir variando esta me volvía loco. Lo ideal era tener un intervalometro es decir un instrumento al que se le indica cuantos disparos debía hacer la cámara fotográfica en un lapso de tiempo determinado. Ahora todo esto es muy fácil de hacer y ademas al alcance de cualquier bolsillo con una computadora

La idea era buena pero en aquella época las computadoras estaban viviendo sus años de prehistoria y hacer un film de animación requería un trabajo titanesco aunque fuera solo para sacar 2 minutos útiles, sin dejar deconsiderar la paciencia y la perseverancia para organizar los cientos de fotografías necesarias y  hacer los cálculos necesarios para imponer el ritmo necesario a cada movimiento. No se improvisa cada uno en estudios Walt Disney asi como asi.

Para resumir mi sueño de esa época les muestro entonces este video.

Espero les de tanto placer como a mi.