Carreteras italianas.


Me preguntaba a menudo mientras conducía en que lío me había metido, o si los años pasando me habían hecho diferente, mas miedoso. El coche era potente, confortable y silencioso. Pero la sensación de peligro estaba siempre allí conmigo. La sentían mis acompañantes?. No les hice la pregunta para no hacer nacer el miedo por sugestión.

El coche rodaba por momento por las largas lineas rectas de el llano el rió Po en el norte de Italia. Los italianos se largaban a pasar tres días de feriado por fiesta nacional. Y corrían, corrían sin parar. Después vinieron los coches de policía que corrían también. Mas tarde las ambulancias.

Yo continuaba a 120-130 kilómetros /hora por una autopista con buenas condiciones de visibilidad, pero los locos seguían pasando como bólidos a mi lado. Adonde van así? Me decía yo.

Lo peor era cuando rodaba yo un trecho por la derecha, y llegaba un coche a 160 o mas y se me pegaba detras, a 5 metros. Que inconsciencia !. Como se puede menospreciar la vida de esta manera y jugar con las sensaciones malsanas de un placer que puede conducir a la muerte de inocentes. Que vida vive la gente para descargar sus tensión y frustraciones en el peligro?

Me dice la prensa que la industria automovilistica esta en crisis. Que se venden menos vehiculos, que el petroleo cuesta muy caro y que esto llevaria a la gente a reflexionar. No lo creo. Aunque no existan los coches el hombre seguirá jugando a chico mimado. ¡Ah! los hombres.

Pienza (Toscana).


Pienza es como el esbozo de una ciudad ideal inacabada. El Papa Pio II (1459) decidió hacer de Pienza una ciudad modelo del Renacimiento.

En Pienza se visitas solo una calle ( Corso Rossellino) pero esta calle vale la pena. Algunas galerías de arte, uno que otro café y tiendas artesanales donde se huele el aroma del Pecorino de Pienza uno de los quesos mas conocidos de Italia. Ver todas las fotografías del viaje a Italia.

Hay que dar una vuelta detrás de la catedral para admirar desde el flanco de la colina el romántico paisaje del campo y las viñas.

Montalcino (Toscana).


Decidido a visitar las sinuosas rutas del sur de Toscana, sus paisajes increíblemente variados, la región vinicultora de Montepulciano y los encantadores pueblos de Pienza y Montalcino. Ademas el Valle de Orcia, subimos hacia Siena pasando por Asciano donde encontramos las primeras colinas floreadas del tramo. Ver todas las fotografías del viaje.

Quizás una de la rutas mas hermosas que me ha tocado ver en este viaje es aquella entre Asciano y Montalcino pasando por San Giovanni d’Asso.

La mejor manera de apreciarlo es a través de las fotografías tomadas ya que se necesitaría una gran destreza descriptiva para crear una imagen con palabras.

Como lo decía en otro post Montalcino me ha parecido el pueblo mas autenticamente medieval e italiano en la región. aquí no hay prácticamente urbanización moderna. La vista de las numerosas iglesias desde lo alto de la colina permite admirar casi toda la región en la que se produce uno de los mejores vinos de Italia : el Brunello di Montalcino.

Piratas bárbaros asediaban las costas de Toscana en el año 1000, lo que obligo a los habitantes de la costa a refugiarse tierra adentro en esta región regalada por el hijo de Carlomagno al Papa. Las cuatro familias principales fundaron las cuatro parroquias creando así las divisiones existentes hasta hoy. Los Borghetto, los Pianello, los Ruca y los Travaglio fueron siempre rivales entre si. Aun hoy se enfrentan en una fiesta que se realiza dos veces al año.

San Gimignano (Toscana).


A pocos kilómetros de Volterra esta San Gimignano y sus torres edificadas cerca del año 1150. Las numerosas torres de San Gimignano se mantienen intactas desde el momento en que la defensa de la ciudad paso a manos florentinas en 1348. La ciudad exangüe por las luchas intestinas y la peste negra, los nobles perdiendo su influencia, vivió un largo periodo de paz interna. En un comienzo la ciudadela debió su prosperidad al ser atravesada por la Via Francigena, un de las principales vias de peregrinaje entre Roma y el norte de Europa.

Hoy en día pasear por sus calles significa hacer un esfuerzo y desviar la mirada hacia la piedra, hacia los detalles de la construcción de la antigua ciudad, porque sino serán los productos artesanales de la región (de excelente calidad) los que acaparen nuestros sentidos de consumidor de buenos productos que podamos tener. Ver todas las fotografías del viaje.

San Gimignano

Hay bastantes cosas que ver en San Gimignano como la Capella di Santa Fina, dedicada a una niña que quedando ciega a los 10 años, pasó cinco años estirada en una plancha, ( según se dice) tratando de acercarse a Dios a través de sus sufrimientos. Santa Fina habría muerto paralizada en su plancha. Varios frescos le han sido dedicados entre los cuales los “Funerales de santa Fina” se dice haber inspirado al pintor Rafaél.

Es difícil evitar tanto turista en las calles de la ciudadela, pero habrá que reconocer que hoy son parte integrante de la vida de estos pueblos convertidos casi en museos vivos.

Volterra (Toscana).


Como esperábamos el sol se ha hecho presente este día martes y lo ha hecho de tal forma que la temperatura ha subido a los 32 °C. Me imagino como sera en el mes de agosto de pleno verano. Caliente caliente.

Hemos regresado este año a Volterra . Volterra es como un centinela solitario en medio de colinas volcánicas. Una isla al interior de tierras sacudidas por una brisa agradable y refrescante cuando como hoy, el calor pega fuerte. Ver todas las fotografías del viaje.

Es también una ciudadela dentro de un circulo de murallas etruscas y medievales, iglesias, parques, vestigios romanos y callecitas con adoquines. Menos restaurada que San Gimignano, también mas autentica donde aun se observa la vida cotidiana de gente corriente y no todo esta vuelto hacia el turismo. Es para mi una de mis preferidas. La otra es Montalcino, algo mas al sur.

El corazon de la ciudadela es la Piazza dei Priori con el Palazzo dei Priori y la Torre dei Porcellino. En Volterra las tiendas artesanales no son tan ricas en colores como en San Gimignano pero no dejan de tener su encanto.

Toscana, los cinco sentidos se despiertan.


Esta vez salimos de Ginebra siempre con lluvia como en octubre del año pasado, aunque sabiendo que el buen tiempo nos esperaría llegando a Italia.

Los hechos son a veces mas porfiados que las previsiones del tiempo. Decididamente no tendríamos buen tiempo durante nuestra nueva corta estadía en Toscana.

Como la vez pasada íbamos decididos a pasar una buena semana, y esta vez lejos de los preparativos ginebrinos para la Eurocopa.

Llegamos a Castellare di Tonda que es el nombre del complejo de turismo agrícola situado en la comuna de San Vivaldo, entre Florencia y Siena. Después de siete horas de viaje a través de innumerables túneles que atraviesan Genova y buena parte de las Cinco Tierras, cansados pero esperanzados de conocer Toscana, no ya la del otoño frió y lluvioso sino la Toscana primaveral, florida y fragante.

Ver todas las fotografías

Sábado, Domingo sin ver mucho sol y dedicando el tiempo para comprar lo necesario para subsistir y el resto para el descanso, la siesta y la lectura. También para la gastronomía.

Seria largo enumerar la cantidad de restaurantes que existen en casonas especialmente adaptadas para recibir turistas exigentes a lo largo de la ruta, brindando los mejores productos de la región, los mejores vinos, y un entorno decorado al estilo de la burguesía italiana del siglo XVIII donde predomina un mobiliario de calidad, la piedra y los jardines. Nosotros fuimos a Casa Massi a escasos kilómetros del pueblo de Montaione.

No sabemos que ha sucedido en el mundo a pesar de contar con televisión por satélite. Pero sabemos que afuera de la casa tenemos un paisaje maravilloso que todo esta florido y que mil y una fragancias invaden el aire por donde quiera que uno vaya.

Puedo decir que las fotos que les muestro están hechas en el campo por lo que se respecta a las flores y en lugares completamente salvajes. Basta con irse caminando a lo largo de cualquier camino de la campiña toscana para encontrar cantidad de flores y plantas fragantes.

Ver todas las fotografías

Hoy lunes el sol y el calor han sido generosos y hemos compartido la piscina con dos familias de ingleses. Yo no pude resistir tres minutos en el agua de lo fría que estaba pero mi hija de siete años se pasó la tarde entera.

Rumbo a Italia.


Mi hija se ha dormido. Cumplio desde hace unas semanas sus siete años. Desde hace algunos meses ya sabe leer por lo que se duerme leyendo Petit Spirou, la historieta. Esta vez no debe haber podido concentrada por lo exitada que esta en visperas de nuestra partida a Italia, donde vamos a pasar una pequeña semana para relajarnos un poco. Pueden ver aquí las fotos tomadas el año pasado.

Se ha dormido en nuestro dormitorio. El suyo da justo en el flanco del edificio por el lado desde donde se escucha la música de un concierto rock que se desarrolla una vez por año al inicio de la primavera, en el bosque justo abajo de nuestro edificio. El follaje de los arboles nos permite ver una colorida carpa de circo situada unos 50 metros mas abajo desde donde suben las notas de la música.

Ginebra comienza a salir del invierno, los días estan algo mas calidos y la ciudad comienza a entrar en ebullición, no solo por la primavera sino sobre todo por la cercania de la Eurocopa.

Un ambiente de fiesta comienza a instalarse. En Ginebra como en otras ciudades los barrios animados, aquellos que se convierten en el lugar donde no se puede no estar, surgen donde menos se les espera. Los bares también. Este año sera sin duda Plainpalais y el Boulevard Carl-Vogt en las cercanias de la universidad.

En la explanada de Plainpalais se están instalando gran cantidad de carpas blancas y varias pantallas gigantes, lo que permitirá a los habitantes de seguir los tres partidos de la Eurocopa que se juegan en la ciudad.

La municipalidad esta gastando dinero como si Ginebra fuese la sede principal de la Eurocopa. Esto me hace reír. Con poca suerte ademas ya que por un lado los suizos a pesar de entusiasmarse increíblemente con el fútbol desde que su equipo tuvo un desempeño honorable en el pasado campeonato mundial. Por otro lado tienen mala suerte. Se gastaron 350.000 dolares en construir en Inglaterra un inmenso balón que debía instalarse en la cima del chorro de agua, emblema de la ciudad y el que ha resistido mal los embates del viento estos ultimos dias, debiendo ser devuelto a Inglaterra para reparaciones.

Como si eso fuera poco el plantel de la selección suiza que debía ser definido tenia un buen numero de titulares heridos o sin poder incorporarse a los entrenamientos. Pero cuando hay entusiasmo hasta el viento retrocederá.

Pero como decía y esperando que la cosa comience el 7 de Junio nos vamos a Italia. A la región de Chianti, famoso vino y tierras de paisajes inolvidables, tierra de la buena mesa y del mejor néctar. De la que espero entregarles aquí en este blog mis impresiones. Y el buen tiempo que espero se nos dé mejore los recuerdos del año pasado.