El partido Chile-Suiza visto desde Suiza.


Toda Suiza se prepara para afrontar a Chile en pocas horas. El clima aqui en la region alpina va “in crescendo” y la agitación se mezcla con la ansiedad. Un pais poco acostumbrado a celebrar en las calles eventos deportivos, se sale de sus casillas cuando se trata de que su Nati logre resultados honorables.

Como Chile, los suizos han tenido muchas decepciones futbolisticas y solo desde 2008, una esperanza de que algo ha cambiado en la Selección Suiza, lo que hace que se merezcan el respeto de todo el mundo. La victoria ante España lo confirma.

Los comentarios de internautas mezclan la modestia y las ganas de ganar. La prensa ha creado el mito de la temible roja, del peligro del ataque y de la audacia del equipo de Bielsa, de la regreso a la cancha de Suazo. Rara vez se ha visto que la gente salga a compartir un match de Federer, como se hizo con la nati para el Euro 2008.

La television suiza esta tratando de cubrir la alegria de unos y la pena de otros esta tarde, para mostrarla en su noticiero a las 19h30 de hoy. Los suizos a través de sus comedidos comentarios en los blogs contrastan con el exitismo de muchos algunos chilenos en el diario La Tercera quienes no escatiman de tratar a los suizos de “ratones”, por pensar en jugar defensivamente.

En Ginebra se han creado dos espacios donde el publica podrá ver el partido en pantallas gigantes. El entrenador Hitzfeld ha declarado a Chile como un equipo incluso mas peligroso que España, probablemente para que si Suiza se lleva la victoria, digan mas tarde que ganaron a un rival superior, y en el caso de que pierdan puedan justificar haber perdido también ante un rival superior. Este piropo algo envenenado no ha sido creído en Chile donde se le tilda como una maniobra sicológica de Hitzfeld para ablandar la audacia del ataque chileno y el animo de sus aficionados.

Los suizos jugaran probablemente a la defensiva lo que no debería poner en dificultades al ataque chileno, pero el peligro para Chile vendrá del contraataque de la Nati  dada la debilidad de la defensa chilena en el partido contra Honduras. Nadie podría vaticinar la victoria de uno o de otro, por mucho que mis preferencias vayan al equipo de Chile, mi país.

Desde Ginebra

imagen

Aficionados suizos después de Suiza-España

El fútbol, un espejo de nosotros.


Hace algunos días me hacia la pregunta si era bueno detenerse a repensar el porque, no amamos ciertas situaciones ya vividas, que decidimos evitar en el futuro.

En el caso presente se tratataba de un partido de futbol visto por televisión, el cual me dejo en una situacion emocional por lo menos incomoda. Es dificil frente a un deporte como el fútbol ser neutral. Se toma partido siempre por uno u otro. Por equis razones y la peor es la patriotera. En mi caso no era aquella, sino una cierta simpatia por un pais (ni siquiera un equipo) que no era el mio.

Este equipo perdió y me invadió un sentimiento de decepción profunda, casi de tristeza. En ese caso lo que generalmente hacemos es hundirnos en la emoción, saborear la lagrima pensando que el mundo entero es una impostura, que las cosas son injustas, etc, etc. Este es el lado casi grotesco en el caso de un match de fútbol, frente a la falta de proporción entre la causa y el efecto.

Pero en esta oportunidad me alegre que un partido de fútbol (que veo una vez, cada cuatro años) me hubiera dado la oportunidad de encontrar la buena manera de encarar las emociones y canalizarlas mejor. Desde ese momento me propuse que la próxima vez que esto me sucediera, sabría aprovecharlo para mi. Es decir, vi que la decepción provenía de aferrarme yo, a la remota perspectiva de una victoria de mi simpático equipo y de convertir la ilusión en una promesa de satisfacción.

Psicología barata dirán ustedes, pero para mi esto significo aprender un poquito mas sobre mi mismo y a desconfiar de los espejos.

Diálogo sobre fútbol.


Esto es como un dialogo imaginario captado en algún bar y casi ahogado por el ruido ambiente, sin embargo muy real ya que se trata de dos protagonistas de la cultura española que entregan su propia vision del futbol.

En cuanto veo un partido ya tengo uno que quiero que gane. Y si gana me hago del otro, porque la celebración del triunfo me parece tan hortera… Es uno tan idiota en cuanto empieza a hacer así.

Es que es de los pocos aspectos de la vida que concede la posibilidad de que el débil venza al poderoso. Por eso se engancha la gente. En la vida real es imposible: en la política, en la banca… El deporte concede esa pequeña ventanita de placer donde todos los débiles del mundo se alían o donde los débiles se hacen del poderoso porque les concede un domingo de poder. Luego termina el partido, cogen el metro y se vuelven al suburbio.

A mí hay dos cosas que me repugnan. Una, la dinámica de grupo. No me gusta la mentalidad del grupo. La otra es el público masivo de los estadios. Además, nunca he conocido a nadie que sea “el público”. Nadie es “el público”. Creo que hay que preservar a la persona. No me fío de la masa que ve blanco donde es negro en función de la camiseta. Por eso creo que la fidelidad a un equipo es bastante tonta. Si te gusta el fútbol, es contradictorio con el hecho de que tengas que seguir una bandera. Eso siempre me da miedo. Banderas, sotanas, todo eso que se mueve al viento me produce escalofríos porque lo que viene detrás no me gusta.

Mientras el balón sea redondo y el resultado imprevisible, el fútbol será imposible de trasladar a la pantalla. Tienes que inventártelo. Yo la haría encantado. Siempre que la película no transcurriera en el campo. Sólo si no pones a los jugadores en el césped puedes salvar la película. Y eso que el fútbol no se ve bien por televisión. Muchas veces lo importante no es ver la jugada sino dónde no está el balón. Lo importante es ver el espacio. Eduardo Chillida, que había sido portero de la Real Sociedad, me dijo que él había aplicado a su escultura nociones sobre el espacio que había aprendido en el fútbol.

El fútbol es un drama en directo, y es muy difícil llevar esa pasión al diferido o al grabado que es una película. Los deportes han sido cinematográficos o literarios cuando han sufrido la manipulación de quien los miraba. Las grandes películas de boxeo no hablan sobre los combates. Lo interesante es lo que rodea a los personajes. Si consigues hacer una obra rica en el desarrollo de los personajes, el fútbol resulta tan interesante como el curso del río Misisipi. Depende de la calidad de la mirada.

El deporte siempre ha sido importante para muchos escritores. Orhan Pamuk es seguidor del Fenerbahce. Y Coetzee en Diario de un mal año hace varias reflexiones sobre el críquet. Coetzee escribe muy bien sobre el deporte, y habla, precisamente, de la profunda antipatía que produce la celebración de un triunfo deportivo. Esa estúpida manía de celebrarlo todo como si fuera el no va más, por cualquier excusa te cierran la Cibeles o Canaletas, formando parte de esa hiperinflación mediática del fútbol, donde cada pequeña cosa que sucede es hinchada artificialmente para sacar dinero.

La épica hoy está en las pateras, no en el Bernabéu. Los medios han terminado con la épica. Cuando yo era pequeño leía las cosas que se escribían sobre cine para ser mejor espectador, para encontrar en las películas cosas que no había sabido encontrar. Como ahora vivimos en una época de dorar la píldora al consumidor, la escritura sobre las cosas tiene como objetivo crear peores espectadores. Te hacen tragar que lo que estás viendo es buenísimo, y luego… Se ha perdido el sentido crítico y la idea de hacer mejor al que mira. Por otro lado, hasta los científicos y los intelectuales tienen que acreditar hoy triunfos deportivos para ser reconocidos. Crear una vacuna que salve millones, arrasar en taquilla.

El problema es que hay inflación. Hay un partido del siglo cada semana. Y la mejor novela de los diez últimos años sale cada dos meses.

En realidad estos textos son el resultado de dialogo que yo he trastocado un poco sin que él pierda la sustancia y que corresponde a preguntas y respuestas aparecidas en el diario El Pais de España, al cineasta David Trueba y Gonzalo Suarez.

Desde hoy Europa pensará con los pies.


Hace mucho tiempo que se me perdió el gen de la competitivo y nunca me ha interesado recuperarlo. Digamos que lo que me atrae durante los grandes eventos deportivos como los que comienzan a vivirse desde hoy con el Euro 2008 de fútbol, es mas bien su aspecto festivo lo que en este país donde vivo, Suiza, es un fenómeno relativamente reciente.

Suiza se ha estado sincronizando con una onda que le era ajena tiempo atrás. Si hubiéramos dicho tenis, o mas remotamente el esquí, pero el fútbol, sus sabores y sus pesares es algo que solo ahora comienza a descubrir. Me refiero a las nuevas generaciones.

El ronroneo futbolístico que hemos vivido se ha transformado en una vibración violenta que se convertirá rápidamente en sacudidas, nos guste o no.

A menos de irse de la ciudad de Ginebra o de otras sedes de Euro 2008, nadie podrá escapar. La ola es irresistible y no siempre la irresistibilidad es placentera. Hombres mujeres y niños se pondrán a pensar con los pies y no se hablara de otra cosa. Sálvese el que pueda.

Esta tarde se abrira la competicion con un partido-tormenta. Turquia y Portugal. Portugueses y turcos son dos de las comunidades mas numerosas de Europa. Más de 1 millon de turcos viven en Alemania, país vecino a Suiza. Suiza cuenta con el grupo más importante de entre todas las comunidades integradas en este pequeño país, la portuguesa y su fervor patriótico lo pudimos comprobar con la llegada de la selección al aeropuerto viendo el video que puse aquí.

Lo que me defrauda de todo esto es la falta de espontaneidad. Hoy olor de un entusiasmo casi forzado, provocado por la prensa y por quienes estan muy interesados en hacer mucho dinero. De todos modos hoy todo gira en torno al dinero. El público merece algo mejor.

La Seleção portuguesa llega a Suiza.


Los portugueses viviendo en Suiza dieron un espectacular acogida a la llegada a la llegada al aeropuerto de Cointrin y  durante todo el recorrido hasta la ciudad de Neuchatel donde alojaran durante esta Eurocopa 2008.

Miles de participantes esperaron su seleção en el aeropuerto y después la acompañaron por la autopista hasta el hotel. Mas de 1000 motos hicieron su entrada en Neuchatel detrás del cortejo. La alegría estuvo en su punto máximo.

Que seria si Portugal gana la Eurocopa ?. Se espera una hecatombe de júbilo que hara temblar este pequeño pais.

Ginebra continúa su preparación para el Euro 2008.


Ayer baje a la orilla del lago. Se decía que el famoso chorro de Ginebra seria engalanado con una inmensa pelota de fútbol, la que flotaría en el aire asi como sostenida por el agua en un equilibrio incierto.
El día había estado asoleado y los transeúntes se habían precipitado para gozar del calor naciente en estos días de comienzo de primavera.
Ginebrinos y turistas realizaban los circuitos clásicos alrededor de la rada. Las “mouettes” (embarcaciones amarillas que funcionan como taxis colectivos entre una orilla y otra) ejecutaban su danza de los palacios y organizaciones internacionales para satisfacción de sus ocupantes.
Otros practicaban sus deportes citadinos preferidos,( bicicleta, patines y jogging.) y las jóvenes parejas paseaban sus retoños todo esto como si cada uno quisiera cambiar de piel, sentir la frescura del aire y levitar en un agradable sopor.
La pelota estaba allí esperando que la subieran a 130m de altura donde deberá permanecer el tiempo que dura el Euro2008 de futbol y del cual Ginebra es una de las sedes, junto con Basilea, Berna y Zurich.

Por lo tanto me decidí a sacar mi cámara y a tratar de darles una muy parcial idea del perfil de los transeúntes que caminan por la ciudad por estos días. No en vano Ginebra es como otras ciudades europeas una ciudad cosmopolita y muy agradable para vivir en este tiempo de primavera y verano.

[rockyou id=111857204&w=426&h=319]

Son momentos muy importantes estos del Euro 2008, para el ciudadano lambda suizo y para los cuales se ha preparado con seriedad y precisión Suiza.
A tal punto que se ha construido la mas grande central solar del mundo, integrada a un estadio de fútbol.

Pero claro me puse a hablarles de la Eurocopa y me olvide de terminar la historia del el inmenso balón de fútbol por el que baje a la orilla del lago. Pues aquí esta. Espera que la brisa disminuya para encaramarse 130 m mas arriba.