Mi historia irlandesa en el país vasco español.


Que buena cosa poder estar de nuevo con ustedes. Tengo un montón de temas en el tintero, pero para no aburrirles me quedaré con las principales. Esta vez se trata de agradecerles por los numerosos testimonios de apoyo al blog. Muchos lectores se interesan por la lectura, y en este terreno nuestros lectores de e-books son inestimables. La situación económica actual nos lleva a tener mucho cuidado con nuestros gastos y el libro y todo lo cultural tiende a posponerse cuando se trata de consumir. Se trata también de hablarles de mi ultima lectura y de mi corta estadía en el Pais Vasco.

Aquí es donde se revela la importancia de encontrar libros gratis, y como muchos de ustedes lo saben ya, la pagina de Papyrefb2.net viene a ser una herramienta mas que útil para nosotros, lectores. A pesar de los casi 19000 títulos disponibles en este momento, no se encuentra todo. Siempre si, hay un gran numero de títulos susceptibles de ser descubiertos y todos de una excelente calidad literaria.

Fue lo que me sucedió hace poco. Deseando escaparme unos días a España y mas concretamente al Pais Vasco para visitar Bilbao y sus alrededores, quise llevar en mi Kindle el libro “En el lado de Canaán” de Sebastian Barry pero no lo encontré , y pasa que cuando uno no encuentra un libro en Papyre,  puede ir a la página y proponer de añadirlo al sitio. Es así como los compañeros que se encargan de subir los libros saben que autores nos interesan. Es lo que hice, y esto permitirá que otros puedan mas tarde descargarlo gratis. Pero como no podía esperar lo compré a mi llegada a Bilbao.

9788484288541De esta novela solo puedo decirles que me impactó, me emocionó, me entretuve leyéndola y no la solté. Hay que decir que el mal tiempo y otros inconvenientes durante este viaje me obligaron a permanecer durante horas en el hotel lo que me sirvió (no hay mal, que por bien no venga) para hundirme en las paginas de esta hermosa historia, donde Lilly Bere, el personaje principal del libro, empieza a contar su historia cuando cumple ochenta y nueve años y Bill, su nieto, acaba de morir. Su memoria vuelve a su juventud cuando, hija de un policía leal a la Corona inglesa, tuvo que huir con su novio desde Dublín hacia los Estados Unidos del final de la Primera Guerra Mundial porque ambos estaban amenazados de muerte por el Ejército Republicano Irlandés. La novela trata por una parte de la relación de Lilly con los hombres de su vida y su destino a ratos terrible y a ratos sorprendente, y por otra, de la violencia y la inseguridad del siglo XX y de cada una de sus grandes guerras: las dos guerras mundiales, la de Vietnam y la del Golfo y cómo esos conflictos pesan sobre la vida particular de una mujer sencilla y valiente.

Visión nocturna -  Museo Guggenheim Bilbao

Visión nocturna – Museo Guggenheim Bilbao

Las dificultades a mi llegada a Bilbao vienen de haber perdido mi dinero y todos mis documentos durante el vuelo que me llevaba desde Ginebra. Esto significó que no pude alquilar el coche que había previsto y que solo pude desplazarme de manera limitada en autobús y tren porque hubo además una huelga general en aquellos días de fines de Mayo. Bilbao me pareció una ciudad tranquila y agradable aunque me limité a visitar el casco viejo y la zona alrededor del Museo Guggenheim. Lo que no escapó a mi percepción fue la gentileza de los vascos. En todo momento hubo un oído atento a escuchar mis preguntas y a ofrecer una información. A resolver incluso mis pequeños problemas, como fue el caso de una persona generosa que me ofreció un billete de 20 euros en el aeropuerto para así  llegar al centro de la ciudad y retirar así un dinero que mi esposa me enviaba de manera urgente, después de haber perdido todo unos momentos antes.

Museo Guggenheim de Bilbao

Museo Guggenheim de Bilbao

El objetivo de mi viaje era fotográfico al comienzo pero poco pude practicar por las dificultades para desplazarme de un sitio a otro. El mal tiempo pudo haber sido también en la costa donde había previsto pasar dos días para fotografiar un fenómeno geológico muy interesante llamado Flysch. Se trata de paisajes y acantilados en una zona entre Debia y Zumaia sobre una distancia de unos 8 kilómetros. Para ello me alojé en Getaria un pequeño pueblo de pescadores. Pueblo de cuna de Sebastian Elcano, gran explorador y de Cristobal Balenciaga el mas grande creador de moda español del siglo pasado.

Recomiendo para alojar en Getaria un excelente hotel, que aunque de un precio alto, ofrece una excelente situación con vista al mar y tiene habitaciones decoradas con estilo renacentista como pueden ver mas abajo. Ideal para refugiarse con una buena novela mientras afuera ruge el mar y el viento. Se llama Saiaz Getaria Hotela

Vista al mar desde Hotel Saiaz Getaria.

Vista al mar desde Hotel Saiaz Getaria.

Saiaz Getaria Hotela en Getaria, España.

Saiaz Getaria Hotela en Getaria, España.

 

El otro destino previsto en mi viaje era el nacimiento del río Nervión cerca del pueblo de Orduña. Hay allí al fondo del Valle de Delika a unos pocos kilómetros del pueblo de Delika está este salto impresionante a ver por imágenes en la web al que yo quería acceder por abajo y no lo pude hacer porque las lluvias de las ultimas semanas habían convertido el sendero completamente impracticable. Será para un próxima vez.

Óleo realizado por Encarni Zulueta, "El Salto del Nervión"

Óleo realizado por Encarni Zulueta, “El Salto del Nervión”

Camino a Delika el paisaje mostraba su cara menos amable con el cielo cargado de nubes. La naturaleza te envuelve allí con un manto de verde intenso. Mas allá de las mesetas está la ciudad de  Burgos. Mientras caminaba por el valle encontré dos ganaderos que conversaban y me atreví a mencionar mi curiosidad de sudamericano por lo que podían contarse dos personas en la orilla de un camino en el Pais Vasco. Hablaban simplemente de vacas, como se habla de nuestra propia familia, sobre sus enfermedades y sus muertes, sobre los pastos grasos debido a las ultimas lluvias y el exceso de agua que impedía desplazar los animales de un lugar a otro.

Cerca del Valle de Delika - Pais Vasco.

Cerca del Valle de Delika – Pais Vasco.

Regresé a mi hotel sin haber visto el torrente del Nervión caer desde la altura de sus 200 metros. Mi hotel es un edificio monumental en el centro del pueblo de Orduña. Un pueblo feliz, feliz de sus tradiciones, de sus habitantes. Muy bien conservado e iluminado por la noche. Por la mañana me desperté temprano y mientras la lluvia limpiaba las piedras del casco viejo bajé a tomar algunas vistas mientras la noche cedía su lugar al día, lo que permitía descubrir un grupo de cigüeñas que habían elegido su morada en la torre de la iglesia.

Hotel Aisia en Orduña.

Hotel Aisia en Orduña.

Iglesia de Orduña, Pais Vasco español.

Iglesia de Orduña, Pais Vasco español.

 

Regresé a mi ciudad en Suiza, decidido a regresar y ver y recorrer el Pais Vasco con mas sol y con todos mis documentos en el bolsillo.

 

Anuncios

La crisis y el voto


Me voy dando cuenta como va envejeciendo nuestra apariencia. La mia en todo caso.

Una compañera me decía que los viejos comenzaban a ser viejos a los 65 años. Me miro al espejo y si bien mis rasgos han cambiado, no noto la vejez en mis ojos, en mi mirada. Eso que debe parecer cansancio al no poder subir al wagon que se aleja. La mirada que tienen aquellos que no consiguen seguir el rumbo de las cosas.

Claro que hoy con est crisis que nos han echado encima no se quien logra seguir el rumbo de las cosas. Es todo tan estrepitoso, tan rápido. Todo se cae poco a poco. El miedo se instala en lo que hace pocos meses no era otra cosa que el presentimiento de que cosas graves podían sucedernos. Y no solo a los griegos. Ni a portugueses o españoles.

 

Vivo en Suiza. Bastión de la riqueza de una buena parte del mundo. Alguien me lo contaba ayer,( no diré su oficio ni las circunstancias de lo que vivió). Después de tres años de negociaciones logro la autorización para visitar el lugar secreto donde se guarda el oro de este pais.

En un coche con vidrios especiales se le condujo por una ciudad y después de unos 15 minutos el coche entro en un ascensor y bajo varios pisos sin todavía salir del vehículo, hasta detenerse. Lo invitaron a bajar del automóvil y a atravesar una serie de puertas en un lugar muy silencioso, moderno, en que dominaba el vidrio y el cemento. Asi por la primera vez desde hace mucho tiempo una persona no ligada a la institución lograba visitar el stock de oro de Suiza.

Visto de una manera un poquitín dramática se puede decir que en esas pilas de lingotes relucientes de un hermoso dorado, estaban representados casi físicamente el trabajo, las aspiraciones mas intimas asi como el dolor y la frustración, incluso la muerte de cientos de miles de seres humanos viviendo lugares muy alejados, y se había permitido que esas barras de metal se cargaran de lo mas intimo de lo humano en cada uno de sus átomos auríferos. Era simplemente el componente humano del dinero. Eso que el capitalismo ha logrado definir como el nec plus ultra del sistema, porque, para que hemos nacido, vivimos y morimos si no es para producir valor y para que un minoría se lo apropie legalmente y democráticamente.

Como decía, vivo en Suiza, pero nada ajeno me es extraño. Algún día la peste llegara también a la orilla del lago Leman, a no ser que el sufrimiento de tantos, esté haciendo aumentar el tamaño de la montaña de oro en el subsuelo de algún edificio muy cerca de los Alpes.

El pueblo suizo será si es asi, inocente del mal generado. Los caminos del dinero son tortuosos, como tortuosas son nuestras conciencias.

Decía entonces que no es necesario ser joven y ágil de pensamiento, para tratar de seguir el curso de las cosas. Y todo esto se ha logrado a través del voto libre y democrático. Ese voto que parece no fuese ya tan útil como antes. Sobre todo cuando algunos, por ese voto son capaces de vender a sus hijos afin de obtenerlo. Es hora de preguntarse entonces si ese instrumento tan precioso en una democracia es el arma que el ciudadano aun tiene para ser ciudadano.

Seré tan viejo como para estar viviendo el fin del voto?.

Tres días en el Delta del Ebro


Salida del sol en el Delta del Ebro

Regresé al Delta del Ebro después de casi 30 años para constatar que no mucho a cambiado. Aberraciones urbanísticas como el pueblo de La Ampolla si, pero el Delta ha mantenido su aspecto natural y salvaje. La vida rural continua con su ritmo de cosechas en los arrozales y pesca. La vida animal continua siendo el aspecto mas sobresaliente de toda visita al delta. 270.000 aves según el ultimo censo del año 2012. El Delta atrae a quienes buscan descanso y comunión con un estado natural que se encuentra cada vez mas perturbado y/o amenazado por nuestra locura como humanos.

El delta es también el paraíso de tantos aficionados como yo, a fotografiar aves. Dentro del Delta no hay muchísimos sitios para alojar y tanto mejor. Para descansar y recorrer los arrozales inundados el otoño me parece una buena temporada. Me ha dado la impresión que la localidad de Poblet Nou del Delta es un excelente sitio para instalarse por unos días. Hay tres o cuatro lugares para alojarse con distintos grados de comodidad.

He decidido reunir las fotos que tome alli en un slideshow que muestro aqui:

Delta Ebro, Spain. Slideshow from Hugo Orell on Vimeo.

Poblet Nou esta prácticamente en la orilla (muy cercano) de la laguna de la Encanyissada, la laguna mas grande del Delta. Poco profunda (promedio de 80 cms) es un lugar mágico para observar distintas especies de aves. Se necesita eso si, un buen par de prismáticos ya que las aves tienden a estacionar alejandose de la orilla. La laguna tiene una superficie de 5.5 km cuadrados.

Pasar varios días recorriendo aquellos caminos agrícolas que cruzan el delta de lado a lado, bordeando los arrozales inundados es lo ideal y lo mejor es tener  un coche. Las aves son poco temerosas de un coche en marcha, no así de la figura humana. Así se puede practicar la observación sin molestarlas mucho.

Uno de los recorridos interesantes es llegar a la playa de la Marquesa y caminar por la orilla del mar hasta el Faro del Fangar. Ya no se puede acceder en vehículo como en los años 80 y esta muy bien que sea así. La caminata toma una hora al ir y otra hora al volver. Se camina rodeado de mar y laguna por una estrecha franja de unos 50 metros de pequeñas dunas. En el Delta se recomienda llevar un picnic al salir del hotel. Hay muy pocos lugares donde comprar algo. Tanto mejor también que esto suceda.

En un viaje de tres días completos, mis lugares preferidos fueron la laguna de la Tancada y el camino al Fangar.

Entre el mar, el puerto de los Alfacs y el Encanyissada, encontramos esta laguna de la Tancada en la parte baja del Delta rodeada por campos de arrozales. Declarada reserva natural de fauna salvaje, es un punto apropiado para dedicarlo a la observación de los patos de cuello-verde, los flamencos, las gaviotas y los charrán ártico.

Para terminar quiero destacar la belleza y la comodidad del lugar donde me aloje. La calidad del servicio y la sencillez y amabilidad del propietario te hacen sentir muy bien. Se trata del hotel Marjal . Este hotel dispone de una maravillosa vista panorámica de  la laguna de la Encanyissada desde su biblioteca destinada a la observación de aves. Guías en diferentes idiomas sobre  los distintos lugares te ayudan a visitar  la zona.

Vista desde el hotel Marjal sobre la laguna.

Hotel Marjal patio interior.

Vista Encanyissada, desde terraza del hotel Marjal

Después de haber visitado la Reserva Natural de Brenne en Francia, el Parque Nacional de Doñana en Andalucia y ahora el Delta del Ebro aun me quedan lugares maravillosos que recorrer como el Delta del Danubio en Rumania, la Camargue en Francia. Visitar los mas importantes humedales de Europa es un privilegio que se saborea a lo largo de varios años.

Descubriendo Doñana en plena sequía..


El despertar del miércoles, una vez en El Rocío no fue fácil. La gente de Discovering Doñana me vienen a buscar.
Un bus todo terreno, un guía que nos cuenta la historia de España, la historia de la erosión desde que la humanidad existe, que nos explica a lo largo y a lo ancho tantas cosas sobre los tipos de vegetación, sobre las transiciones entre dos biótopos diferentes. Que no para de comentar el comportamiento de las aves que vamos encontramos por el camino. Muy ameno. Cuesta seguir el hilo con tanto detalle que nos da. Alguien hace una pregunta y hace detener el bus para responder utilizando a veces un ejemplo del paisaje mismo para ilustrar la respuesta. Fantástico pero al final muchos han quedado perdidos z miran por la ventana sin ya escuchar. A mi me fascina.
Un verdadero derroche de pasión y de conocimientos sobre, como,  los hombres han cultivado y explotado su propio entorno como también el ajeno en esta zona..
En fin, un apasionante recorrido por una pequeña parte del Parque, que duro cuatro horas. Vimos buitres, águilas reales, un alimoche común, (una especie rara en Europa que se ve algo mas en España, un rapaz),manadas de ciervos y caballos salvajes.

La marisma esta muy seca ( marisma es sinónimo de pantano inundable). Nunca había llovido menos en los últimos 70 años y sin embargo en el 2010, nunca había llovido tanto. Nadie entiende tal diferencia.
En fin muy pocos pájaros se ven y es normal. Tampoco se podía fotografiar desde el bus. Las ventanas van cerradas. El vehículo bambolea en la pista de arena. Todo es arena en Doñana. Allí crecen flores preciosas, arbustos mediterráneos, tomillo, mucha lavanda en esta época. Un aroma muy agradable te sigue donde vayas.

Como se trata de un Parque Nacional todos los desplazamientos están muy restringidos. He estado en Centros de Visitantes que permiten observar ciertos  ecosistemas, en donde va uno caminando por pasarelas de maderas, estando prohibido caminar fuera de ellas. En algunos la información que recibes es mas bien escueta, pocos planos circulan fuera del Centro del Acebuche. Recibí allí respuestas casi policiacas. Muy categóricas y poco pedagógicas tratándose de lugares donde se acoge a quienes están interesados en descubrir la naturaleza para respetarla luego y se necesita una actitud mas positiva.

Aun así, estos Centros están muy bien implementados. Claro esta, tienen sus horarios de apertura lo que impide la observación por ejemplo, al amanecer.

Como la fauna no respeta alambrados, en todo caso los pájaros, supongo que se puede tratar de observar fuera de las fronteras del Parque.

Es imprescindible tener un coche. Las distancias entre uno y otro centro son de varios kilómetros, pero menos de 10.
El coche permite de ir a ver las dunas al oeste de Matalascañas, un horrible balneario que existía ya antes de la creación del Parque. Sin coche te quedas en el pueblo, a menos de contratar excursiones en bus que parecen hacer siempre el mismo trayecto.

Por la tarde fui a visitar La Rocina, uno de estos lugares donde visitas un entorno salvaje aunque tus desplazamientos están limitados como explicaba antes. Aqui pongo algunas fotos que tomé allí.

La Rocina

El dia, agotador para mis 60 años termino con estas fotos de El Rocío y su preciosa ermita al atardecer.
Fue una larga espera y la tarde estaba fresca para que encendieran la iluminación de la iglesia. No era yo el único que esperaba y me pude salvar yo que mi coche (alquilado quedara enterrado en la arena, como le paso a alguno que tuvo que hacer venir una grúa. Y eso para obtener una simple fotografía y mostrar a ustedes este magnifico sitio. Claro que otros antes que mi han tenido mas suerte con el agua de la marisma que por estos días lleva muy poquita.

Llegada a El Rocío, Andalucía.


He llegado a El Rocío en Andalucía. Dos horas de avión, tres de autopista y me encuentro al atardecer con una región magnifica y muy diferente de lo que tengo costumbre de ver en cuanto a paisaje y arquitectura.

Como decirlo, El Rocío es como una joya, y las joyas son siempre admiradas. Solo que esta vez dirijo el coche al hotel y sin consultar el plano me pongo a dar vueltas por lo que parece mas a un decorado de western con estilo andaluz que a un pueblo donde viven gente normal como ti y yo. Casi nadie en las calles, Me habré equivocado?. Estoy realmente en el pueblo de la Virgen del Rocío?.

No hay asfalto. Circulas por calles de arena, una arena dorada, y a cada momento pareciera que vas a quedar varado si no vas por el medio.

En el hotel La Malvasia, Enrique me recibe y me explica los buenos lugares para fotografiar y los horarios de puesta y salida del sol.

Después de haber solucionado ciertos problemas de conexión de red, de comer un plato de Pato con arroz, arroz proveniente de los arrozales de Doñana y tomar un buen vaso de tinto andaluz me voy a la cama.

La conversación ha durado hasta la medianoche y tengo que estar de pie a las siete por la mañana siguiente.
Un vehículo de Discovering Doñana me pasa a buscar.

uN cHIStE De gILA


En la Revista Semanal de El País, Maruja Torre imagina una llamada telefonica donde Gila llama al cielo:

Inmigrantes

Inmigrantes

-Oiga?. Está Dios?.
Ah, es usted. Buenas noches, ….sí, bien, gracias a usted.
-Era para preguntarle si usted, que todo lo puede, querría llevarse los negros al cielo. Sí, como los angelitos negros de Machín. Luego a los magrebíes, luego a los colombianos, luego a los argentinos, luego a los peruanos, luego a los brasileños … No, no a los de fútbol, no.
Pues nada, que si puede lo intente, porque crean muchos problemas al hombre blanco. Sabe?. Que al fin y al cabo, blancos nos creó usted, y mire ahora el follón que tenemos con los otros.

“El País Semanal” N° 1662 España.

Vacaciones en Mallorca.


Las vacaciones se esfumaron. O mejor se han ido yendo poco a poco. Los primeros días de sol, de lecturas (me llené de novelas adquiridas al estar en España), de jugar con mi hija, de recorrer la recortada costa este de la isla más grande de las Baleares, de dormitar bajo el olivo centenario con la brisa del mar y el olor de los naranjos, de constatar una vez más la masacre paisajística en algunos lugares ( aunque ya hay cierta conciencia de lo infligido) de ser minoritario hablando español al  buscar mi diario por la mañana, aunque trataba de llegar apenas lo distribuían porque sólo llegaban tres ejemplares, entonces de un sopetón me dí cuenta los problemas de identidad que genera la globalización.

Playa de San Telm, Mallorca

Playa de San Telm, Mallorca

Hay períodos en que la vida se pone dura para los turistas. Culpa de la economía dicen. El turista puede invadir espacios de la vida local, desplazar centros de interés en aras de los suyos propios e incluso someter a las propias autoridades locales al imperio de la demanda. Pero no nos debemos confundir. Manuel Delgado dice en la tribuna de Cataluña ” … esa denuncia del turista como irrupción anómala que combatir es estructuralmente idéntica a la que el racismo vulgar aplica al inmigrante, como si muchos de quienes se arrogan una ideología progresista o incluso alternativa hubieran encontrado en el visitante por motivos de ocio un perfil supletorio al que asignar todas las cualidades negativas que el detestable racista aplica al nuevo vecino procedente de países más pobres. ” El problema no es que haya turistas, sino que sólo turistas.

Por otra parte globalización es también haber conocido un profesor de liceo de nacionalidad armenia que me contaba su increíble historia de haber sido su abuelo un príncipe a fines de siglo, y de como su madre, para que escapara al genocidio de los años 20 donde fueron exterminados un millón y medio de armenios, fue rescatada por un jesuita y enviada a Suiza a un orfelinato donde recibiría educación posteriormente.

Deia, Mallorca

Deía, Mallorca

Terminé de leer las apasionantes 700 páginas de “Las aventuras de Augie March” de Saul Bellow. Visité rápidamente con mi mujer la encantadora costa oeste de la isla, con pueblos com Estellencs, Albanyufar, Deía y Soller. Lejos del mundanal ruido de la industria turística y cerca del paisaje que debió conocer Chopin y su amada George Sand en Valldemossa en el año 1838 donde pasaron el invierno.

Costa de Mallorca, cerca de Estellencs

Costa de Mallorca, cerca de Estellencs

El entorno de esta región me hace pensar en regresar allí algún día. Pueden darse una pequeña idea viendo las fotografias que tomé en Julio del 2008.

Dificil elección. Soller, Mallorca.

Difícil elección. Soller, Mallorca.

.