Descubriendo Doñana en plena sequía..


El despertar del miércoles, una vez en El Rocío no fue fácil. La gente de Discovering Doñana me vienen a buscar.
Un bus todo terreno, un guía que nos cuenta la historia de España, la historia de la erosión desde que la humanidad existe, que nos explica a lo largo y a lo ancho tantas cosas sobre los tipos de vegetación, sobre las transiciones entre dos biótopos diferentes. Que no para de comentar el comportamiento de las aves que vamos encontramos por el camino. Muy ameno. Cuesta seguir el hilo con tanto detalle que nos da. Alguien hace una pregunta y hace detener el bus para responder utilizando a veces un ejemplo del paisaje mismo para ilustrar la respuesta. Fantástico pero al final muchos han quedado perdidos z miran por la ventana sin ya escuchar. A mi me fascina.
Un verdadero derroche de pasión y de conocimientos sobre, como,  los hombres han cultivado y explotado su propio entorno como también el ajeno en esta zona..
En fin, un apasionante recorrido por una pequeña parte del Parque, que duro cuatro horas. Vimos buitres, águilas reales, un alimoche común, (una especie rara en Europa que se ve algo mas en España, un rapaz),manadas de ciervos y caballos salvajes.

La marisma esta muy seca ( marisma es sinónimo de pantano inundable). Nunca había llovido menos en los últimos 70 años y sin embargo en el 2010, nunca había llovido tanto. Nadie entiende tal diferencia.
En fin muy pocos pájaros se ven y es normal. Tampoco se podía fotografiar desde el bus. Las ventanas van cerradas. El vehículo bambolea en la pista de arena. Todo es arena en Doñana. Allí crecen flores preciosas, arbustos mediterráneos, tomillo, mucha lavanda en esta época. Un aroma muy agradable te sigue donde vayas.

Como se trata de un Parque Nacional todos los desplazamientos están muy restringidos. He estado en Centros de Visitantes que permiten observar ciertos  ecosistemas, en donde va uno caminando por pasarelas de maderas, estando prohibido caminar fuera de ellas. En algunos la información que recibes es mas bien escueta, pocos planos circulan fuera del Centro del Acebuche. Recibí allí respuestas casi policiacas. Muy categóricas y poco pedagógicas tratándose de lugares donde se acoge a quienes están interesados en descubrir la naturaleza para respetarla luego y se necesita una actitud mas positiva.

Aun así, estos Centros están muy bien implementados. Claro esta, tienen sus horarios de apertura lo que impide la observación por ejemplo, al amanecer.

Como la fauna no respeta alambrados, en todo caso los pájaros, supongo que se puede tratar de observar fuera de las fronteras del Parque.

Es imprescindible tener un coche. Las distancias entre uno y otro centro son de varios kilómetros, pero menos de 10.
El coche permite de ir a ver las dunas al oeste de Matalascañas, un horrible balneario que existía ya antes de la creación del Parque. Sin coche te quedas en el pueblo, a menos de contratar excursiones en bus que parecen hacer siempre el mismo trayecto.

Por la tarde fui a visitar La Rocina, uno de estos lugares donde visitas un entorno salvaje aunque tus desplazamientos están limitados como explicaba antes. Aqui pongo algunas fotos que tomé allí.

La Rocina

El dia, agotador para mis 60 años termino con estas fotos de El Rocío y su preciosa ermita al atardecer.
Fue una larga espera y la tarde estaba fresca para que encendieran la iluminación de la iglesia. No era yo el único que esperaba y me pude salvar yo que mi coche (alquilado quedara enterrado en la arena, como le paso a alguno que tuvo que hacer venir una grúa. Y eso para obtener una simple fotografía y mostrar a ustedes este magnifico sitio. Claro que otros antes que mi han tenido mas suerte con el agua de la marisma que por estos días lleva muy poquita.

Llegada a El Rocío, Andalucía.


He llegado a El Rocío en Andalucía. Dos horas de avión, tres de autopista y me encuentro al atardecer con una región magnifica y muy diferente de lo que tengo costumbre de ver en cuanto a paisaje y arquitectura.

Como decirlo, El Rocío es como una joya, y las joyas son siempre admiradas. Solo que esta vez dirijo el coche al hotel y sin consultar el plano me pongo a dar vueltas por lo que parece mas a un decorado de western con estilo andaluz que a un pueblo donde viven gente normal como ti y yo. Casi nadie en las calles, Me habré equivocado?. Estoy realmente en el pueblo de la Virgen del Rocío?.

No hay asfalto. Circulas por calles de arena, una arena dorada, y a cada momento pareciera que vas a quedar varado si no vas por el medio.

En el hotel La Malvasia, Enrique me recibe y me explica los buenos lugares para fotografiar y los horarios de puesta y salida del sol.

Después de haber solucionado ciertos problemas de conexión de red, de comer un plato de Pato con arroz, arroz proveniente de los arrozales de Doñana y tomar un buen vaso de tinto andaluz me voy a la cama.

La conversación ha durado hasta la medianoche y tengo que estar de pie a las siete por la mañana siguiente.
Un vehículo de Discovering Doñana me pasa a buscar.

La aventura fotográfica comienza.


Aquí estoy comenzando una nueva aventura fotográfica. He embarcado mis propios enseres en este aeropuerto, siempre en obras, que es el aeropuerto de Ginebra. 10 millones de pasajeros al año para una ciudad de apenas 500 mil habitantes.
Ginebra, la cosmopolita me dice adiós con la mejor de las sonrisas. Suiza, este país de relojeros me incita a no olvidar de llevarme un reloj para la casa.
Llego a Málaga en dos horas mas. tendrán mas novedades de este viaje. Subo a bordo de un Airbus A319. La suerte que no se caiga!.