Nube grisácea a 3.500 metros de altura sobre Buenos Aires.


Las cenizas del volcán Chaitén, ubicado en la Región de Los Lagos, cubrieron hoy el cielo de la ciudad de Buenos Aires al ser transportadas por el viento, que instaló una nube grisácea a 3.500 metros de altura sobre la capital argentina.

La entidad precisó que, en principio, las cenizas no afectan las vías respiratorias, porque están a gran altura, y tampoco reducen la visibilidad en el tránsito terrestre. Sin embargo, puede complicar los vuelos que desde el miércoles están suspendidos hacia las localidades patagónicas sometidas a convivir con las cenizas del Chaitén.

Fuente: Ansa Latina

Buenos Aires y el New York Times.


Hace muchísimos años, los primeros de mi exilio, estuve algunos meses en Buenos Aires. Eran los tiempos en que la larga noche de la dictadura no había aun caído sobre la Argentina. Para un chileno de 23 años en aquella época esa ciudad fue una gran experiencia. Aunque corta pues los Lopez Rega y otras Triple A regresaban al país.

Tan cosmopolita en su urbanismo, en su cocina, en su vida cultural y al mismo tiempo tan latinoamericana. Hay ciudades que engullen las culturas, las razas, las creencias y devuelven una simbiosis de ellas, donde cada átomo guarda su unidad y su esencia.

Han pasado los años y Buenos Aires ha resistido, a bajado al fondo del abismo y ha vuelto a renacer. Y el New York Times llega a afirmar que Buenos Aires se ha convertido en la meca de los intelectuales bohemios. En el artículo de Denny Lee (en inglés) se trata de crear el mito haciendo afirmaciones dudosas. La realidad afortunadamente es mas porfiada, mas compleja que aquello.

Buenos Aires es una gran ciudad, que la vida sea barata o no.

buenosaires-byrain.jpg