Chile, un país para sentirse bien.


(CNN Español) – El desierto de Atacama con sus cielos despejados ideales para el turismo astronómico, la región de Aysén con sus nuevas rutas hacia los glaciares y los senderos de excursionismo en Torres del Paine son algunos de los atractivos que llevaron a Chile a ganar el primer lugar de los World Travel Awards 2016 en la categoría de turismo aventura.

Chile compitió con otros nominados como Australia, Canadá, Nueva Zelandia, Estados Unidos, Japón, Tailandia y Ecuador. 

Anuncios

Violeta se fue a los cielos


En 1965 alcanzaba yo mis trece años de edad y en Santiago de Chile se estaba creando en ese entonces,un programa de radio llamado Chile, ríe y canta dirigido por Rene Largo Farias.

Allí fue cuando vi por primera vez a Violeta Parra. Violeta Parra fue una conocida cantautora chilena de quien Andrés Wood dice ” Si Violeta Parra hubiese sido gringa, equivaldría a unos tres Bob Dylan”. Andrés Wood es generoso para con Violeta, aunque  debe ser un gran conocedor de su obra ya que el mismo dirigió un film llamado “Violeta se fue a los cielos” Yo pienso que ambos, Violeta Parra y Bob Dylan supieron recoger aspectos muy  auténticos de las particularidades de la vida en los lugares en que vivieron. Revelaron un mundo secreto hasta entonces. Ambos crearon también canciones inolvidables. Solo que Bob Dylan vivía en un país que la historia se había convertido en leyenda y aquella leyenda estaba al alcance de la mayoría del mundo occidental, mientras que Chile era un país pequeño y alejado, en el que la mayoría no conocía mas que el pregón de la clase dominante. La cultura oficial. El mismo pueblo chileno tomaría años en reconocer la obra de Violeta.

Rene Largo Farias de, regreso en Chile después de algunos años de trabajo en Mexico realizó el programa Chile Ríe y Canta en Radio Mineria. Luego fue contratado por la Corporación de la Reforma Agraria (era el gobierno de Eduardo Frei), para organizar espectáculos de música, canción y baile popular en localidades campesinas y promover solistas y conjuntos que cultivaran el canto tradicional. En el cumplimiento de esta tarea René se convirtió en un gran conocedor del territorio. Llevó a grupos artísticos hasta los más apartados rincones del país.

Yo era un niño en aquel entonces, y un buen día mi amigo Gerardo Correa quien tendria apenas 16 años, me llevo a cantar ante los micrófonos de Radio Minería. Teníamos un duo y quisimos probar suerte, ademas de toparnos con figuras de adultos ya conocidas de aquel entonces. Cantamos una canción con solo una guitarra. Allí estaba Violeta, en uno de los pasillos ocupaba una silla y afinaba su guitarra. Ella, tan menuda y con sus cabellos tan largos. Claro está, nunca mas se supo de nosotros, pero así nos fue posible meter nuestra nariz en aquel mundo de la radiofonia en tiempos en que la televisión apenas daba sus primeros pasos en los hogares mas acomodados de Chile.

Mas tarde en torno de la Peña de Rene Largo Farias, se fue constituyendo un núcleo de autores e intérpretes innovadores, que querían expresar nuevos contenidos a través de la canción, sin perder lo más valioso de las formas autóctonas. Actuaron muchas veces Víctor Jara, Patricio Manns, (quien seria un amigo durante los años que vivió en Francia muy cerca de Ginebra) el Indio Héctor Pavez, Rolando Alarcón, Margot Loyola, la gran familia de los Parra, Silvia Urbina, Gabriela Pizarro, el dúo Rey-Silva, el Piojo Salinas, conjuntos como Quilapayún, Inti Illimani, las Voces Andinas, Mira y Poncho, Quelentaro, Aucamán, Manka Saya…

Fueron los años del nacimiento de la Nueva Canción Chilena. Algo mas tarde esa ola creativa y popular fue ahogada en sufrimiento y sangre con la llegada del dictador Augusto Pinochet.

Violeta Parra había regresado a Chile, (aquel año en que la conocí )después de haber recorrido varios países de Europa. Tuvo grandes éxitos y fue reconocida como una gran artista. Fue también la primera mujer latinoamericana a haber expuesto en el Louvre. En aquellos años compartió su tiempo entre Francia y Suiza, donde conoció en Ginebra donde vivo, a su gran amor Gilbert Favre.

Violeta conocería un final trágico. Cito aquí un párrafo tomado de Wikipedia donde se narran las causas de su desaparición:

En junio de 1965 Violeta regresó a Chile. A fines de ese año, instaló una gran carpa en la comuna de La Reina, con el plan de convertirla en un importante centro de cultura folclórica, junto con sus hijos Ángel e Isabel, y los folcloristas Patricio MannsRolando Alarcón y Víctor Jara, entre otros. A pesar de su bello sueño de convertir la carpa en un referente para la cultura de Chile, la respuesta no fue muy motivadora, y el público no la apoyó.

La indiferencia del público chileno fue uno de los factores que desencadenó su muerte. El final de su relación con Gilbert Favre, que se marchó a Bolivia en 1966 (originando una de sus canciones más conocidas, Run Run se fue pa’l norte) la dejó en un estado de ánimo muy vulnerable, lo fue a ver a Bolivia y lo encontró casado.

El 5 de febrero de 1967, a los 49 años de vida, y tras varios intentos fallidos, Violeta Parra se suicido en la carpa de La Reina, dejando un legado de esfuerzo y sacrificio a Chile y el mundo. Mientras para muchos resulta paradójico que la autora de ese himno a la que es Gracias a la vida terminara suicidándose sólo un año después de escribirla, otros críticos de su obra ven en la letra, en el estilo de musicalización, los tonos usados y la monotonía de sus temas el reflejo de un estado de ánimo depresivo y una canción de despedida.

Rene Largo Farias estuvo en La Moneda (palacio presidencial ) el 11 de septiembre de 1973. El Presidente Allende le ordenó salir de la casa de gobierno, porque decidió que sólo debían permanecer aquellos que estuvieran dispuestos a usar las armas para defender el gobierno constitucional. René tuvo que reconocer que nunca había disparado un arma de fuego.

En 1984, René y el ingeniero Ociel Núñez, en ese entonces presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Técnica del Estado, fueron detenidos y puestos a bordo de un avión. Expulsados del país. Destino: Buenos Aires. Al llegar, los expulsados dejaron con la boca abierta a los funcionarios argentinos, que estaban dispuestos a aceptarlos como asilados. Tal como lo habían acordado, dijeron que no aceptaban el asilo. Lo que querían era regresar a Chile asumiendo todos los riesgos del caso. Después de largas discusiones y consultas, los pusieron en otro avión y los mandaron de vuelta a Chile. La dictadura ordenó detenerlos y de nuevo expulsarlos del país.

Finalmente regresaron a Chile y ya el régimen de Pinochet no pudo expulsarlos, porque sabía que iban a volver una y otra vez.

El 11 de octubre de 1992 un hecho brutal sacudió a la familia de Rene Largo Farias. En la madrugada de aquel domingo René fue agredido mortalmente por un grupo de desconocidos, relata un miembro de su familia. No lo supimos en seguida. Pasaron  3 días sin  saber de él; estaba en calidad de desaparecido. Lo buscamos en hospitales, postas de urgencia, comisarías; dimos cuenta a Carabineros que no hizo ninguna diligencia ante nuestra denuncia. Solo el martes 13  en la tarde lo encontró un familiar en Urgencia del Hospital Sótero del Río ingresado su cadáver en calidad de NN. Ha sido más poderoso el pacto de silencio de los asesinos ya que hasta hoy este crimen de la dictadura militar no ha sido esclarecido.

20130717-123934.jpg

En este contexto he querido mostrar aquí la totalidad de las 6 partes de este film dedicado a Violeta Parra que recibió el premio del Festival de Sundance en 2012.

La película, que está basado en la biografía escrita por Ángel Parra, no sigue una línea cronológica directa, y se sitúa en distintos escenarios de la época de Violeta Parra. Se muestra a la niñez de Violeta en alguna parte de la provincia de Ñuble, los viajes que Violeta realizó al interior del campo chileno, en busca de canciones populares chilenas para evitar que se perdieran, un viaje a un campo minero del sur Chile con una compañía circense, donde cantaba junto a su hermana Hilda, el viaje de Violeta a la Polonia comunista, su estadía en Francia y la exposición de sus trabajos visuales en el Museo del Louvre, su regreso a Chile y la construcción de la carpa de la Reina, y toda la película entrelazada por fragmentos de una entrevista televisada que Violeta realizó en Argentina en el año 1962.4

La vida amorosa de la artista también es un tema fundamental a lo largo de la historia, pero sólo está enfocada al romance que mantuvo con el suizo Gilbert Favre, remitiendo a sus otras parejas a un rol secundario. En lo referente a sus hijos, en el primer lapso de la película su hijo Ángel tiene un rol marcado, para después la atención ser tomada por su hija Carmen Luisa.

Ficha técnica del film en IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2014392/

Primera parte http://www.youtube.com/watch?v=PJ9FIDAn2dY

Segunda parte http://www.youtube.com/watch?v=M38iFDw7GIA

Tercera parte http://www.youtube.com/watch?v=5Fjw98qfx0Y

Cuarta parte http://www.youtube.com/watch?v=IgVY4z0ndRg

Quinta parte http://www.youtube.com/watch?v=0Twnr6gBtBM

Sexta y ultima parte http://www.youtube.com/watch?v=aNNNzQzmohY

El infierno visto por 5 fotógrafos.


Como una pesadilla que vuelve del fondo de la memoria, he vuelto a recordar aquel día sábado por la mañana en que confortablemente instalado en mi departamento de la ciudad de Ginebra en Suiza, descubría la aterradora  situación que esa misma noche vivían mis compatriotas en el sur de Chile.

Pasé todo el fin de semana como tantos otros, casi hipnotizado,  a mirar por Internet lo que se captaba en directo desde los diferentes pueblos y ciudades. Aquello me hacia regresar 50 años atrás cuando niño aun, visitaba con mi padre la ciudad de Puerto Mont. Después que ese otro terrible terremoto,  había azotado el sur del país en ese entonces.

A un año del terremoto en Chile, cinco reconocidos fotógrafos relatan sus experiencias durante la cobertura de la tragedia. Conversaciones con Miguel Angel Larrea. Producido por Marcelo A. Salinas. Fotografías Raúl Bravo, Roberto Candia, Tomás Munita, Víctor Ruiz Caballero, Jorge Sánchez.

Besos de una noche


Con un pulóver ceñido y el pelo embadurnado de gel, ofrece su cuerpo por sólo veinte pesos convertibles una noche. Él muestra ese rostro de pómulos salientes y ojos achinados que son tan comunes entre quienes vienen del oriente del país. Mueve todo el tiempo los brazos, con una mezcla de lascivia e inocencia que produce por momentos lástima, por otros, deseo. Forma parte del vasto grupo de cubanos que se gana la vida con el sudor de su pelvis, que mercadea su sexo ante extranjeros y nacionales. Una industria del amor rápido, de las caricias breves, que en esta Isla ha crecido considerablemente en los últimos veinte años.
Continua el articulo en:
Besos de una noche.

Frases revolucionarias.


Estos ultimos dias Cuba y Venezuela han dado sendas demostraciones de su lenguaje de trinchera. Expresiones como las que veremos mas adelante  se vienen repitiendo como un leit-motivo cada vez que las criticas de la prensa y la opinion publica mundial apuntan hacia esos paises. Como muestra algunos ejemplos:

Raul Castro en la clausura del IX Congreso de las Juventudes Comunistas:

  • “La vacilación es sinónimo de derrota. No cederemos jamás al chantaje de ningún país o conjunto de naciones por poderosas que sean, pase lo que pase”, aseguró Castro. “Si pretenden acorralarnos, sepan que sabremos parapetarnos”, fue la advertencia, dirigida a los que pretenden “arrodillar” a la revolución.
  • O esta otra: “Celebramos este Congreso en medio de una de las más feroces y concertadas campañas mediáticas contra la revolución cubana en sus 50 años de existencia”

Esto supone que para exponer estas lineas en este blog, yo mismo me hubiese concertado con esta pretendida campaña mediatica. Pero mas adelante y en la misma oportunidad se arroga  Castro la suerte de todos los seres humanos que vivan en suelo cubano, como un padre decide sacrificar a toda su familia por honor.

  • “Este país jamás será doblegado por una vía u otra; antes prefiere desaparecer como lo demostramos en 1962 [durante la crisis de los misiles]” (sic)!!.

Es decir que la vida de cada mujer, niño o anciano cubano esta según Raul Castro ligada al ideal de la Revolución. Claro, es la Patria o la muerte. Pero no la muerte para quienes adhieren a la idea sino para todos. Esto se parece en algo a esas sectas que se suicidan en grupo.

En la misma batalla se encuentra la Venezuela de Chavez. El Comandante celebraba ayer el Bicentenario de la Independencia declarando:

  • “Hemos puesto en marcha una nueva doctrina militar: la guerra de todo un pueblo. Al imperialismo y al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle”.

Mientras, cada batallón de soldados que trotaba frente a la tribuna presidencial ensayaba un grito de guerra:

  • “Soy paracaidista, soy submarista, soy un socialista, antiimperialista”, voceaba un batallón. “Patria socialista, viva Venezuela”, cantaba otro.

Algunos amigos míos de izquierda han estado simpatizando con ambos procesos, el cubano y el de Chavez y yo les pregunto si repetir mil veces Patria o muerte hará caer el “imperialismo”. Si el imperialismo no se encuentra acaso en los directorios de las grandes corporaciones, en los gabinetes de ciertos abogados, en la manipulación de nuestras necesidades básicas, por parte de ciertos publicistas, de nuestras conciencias por parte de ciertos periodistas, de la marcha de la economía por parte de ciertos ministros, de la marcha de la finanza por parte de tanto especulador?. Y en definitiva y porque no, dentro de nuestros propios cerebros ya desde tanto tiempo manipulados?.

Entonces menos frases huecas, menos esloganes y mas debate con ideas propias si es posible.

¡Viva Chile, mierda!


Antonio Caño. Corresponsal del diario "El Pais" en Washington.

En los últimos años han sido frecuentes y merecidos los elogios a Chile por la sabia conducción de su democracia y su economía. Eso es mérito, en gran medida, del carácter humilde y práctico de un pueblo que se ve ahora frente a uno de los mayores retos de su historia.

La laboriosidad de los chilenos es prototípica en América Latina. El respeto mundial a Chile y la presencia de sus ciudadanos en áreas de responsabilidad internacional excede con mucho al peso que el país tiene por tamaño y población. Actualmente, sólo en Washington, hay un chileno al frente de la OEA, otro como máximo responsable de la política latinoamericana en el Departamento de Estado y otro como el principal asesor del liderazgo republicano en el Senado. Varios esperan cargos relevantes en los próximos meses y muchos más ocupan posiciones dirigentes en el sector público, universidades y centros de influencia. En Europa se pueden citar multitud de casos similares desde Suecia a España.

En América Latina a veces los chilenos producen más envidia que admiración. Sus vecinos argentinos, que los han ignorado por décadas, se atormentan ahora con un complejo de inferioridad. Por el norte, Perú y Bolivia no han superado el rencor de conflictos pasados y siguen identificando a Chile con sus demonios. Los mismos chilenos que nosotros vemos prudentes y discretos, algunos latinoamericanos los ven sigilosos y taimados.

Las cualidades del pueblo chileno son capaces, sin embargo, de resplandecer por encima de todas las dudas. El valor con el que combatieron la dictadura sólo es comparable al virtuosismo con el que la liquidaron. Su capacidad para conciliar razas, ideas y credos es un ejemplo y una garantía de su propio progreso. Saldrán fortalecidos de este desastre. Lo superarán con sus armas de siempre: su tenacidad y su modestia. Aunque los éxitos de los últimos años les han dado a los chilenos una mayor confianza en sí mismos, no les gusta presumir de sus propias virtudes y paganizan su orgullo nacional con el incomparable grito de ¡Viva Chile, mierda!

Publicado en El Pais de España del 3 de Marzo 2010.

El narco y la ingenuidad mexicana


Colombia ya vivió en los años 80 lo que en México empieza a manifestarse, pero los enemigos aquí son aún más poderosos y sanguinarios de lo que fueron los cárteles de Medellín y Cali. María Jimena Duzán, reportera colombiana que vivió esa guerra en su país hace un cuarto de siglo, resalta las semejanzas en la evolución del conflicto y se asombra de las autoridades mexicanas, incapaces de leer correctamente lo que se les viene encima. Así lo plasma en un reportaje que el 22 de agosto publicó la revista colombiana Semana, con cuya autorización la revista Proceso reproduce los fragmentos más representativos.

BOGOTÁ.- El 16 de julio, un noticiero de televisión del estado de Michoacán recibió una llamada de un narcotraficante conocido como La Tuta, un portavoz de La Familia, el tenebroso cártel de la droga que opera en ese estado mexicano desde hace unos años. En un lenguaje atropellado, que por momentos era imposible de entender, La Tuta exhortó al gobierno a negociar con ellos un pacto nacional con el poderoso argumento de que eran un mal necesario que nunca se iba a acabar. “Si yo fallezco –dijo la Tuta–, pues ponen otro en mi lugar… y así se va a ir”, exclamó en tono airado. “Por eso queremos llegar a un consenso, a un pacto nacional. No sé cómo, ¡pero hay que ponernos las pilas!… este es un mensaje para el presidente Felipe Calderón, a quien respetamos y admiramos…”, subrayó. Y tras reafirmar que su pelea no era con el presidente ni con el Ejército, sino con el jefe de la Policía Federal (Genaro García Luna), a quien acusó de estar aliado con los otros cárteles para acabarlos, se despidió con un “Dios nos bendiga”.

El día que llegué a México con el propósito de hacer un reportaje sobre la “guerra contra el narco”, como le dicen en México, declarada por el gobierno de Calderón desde 2006, el impacto de esta llamada seguía latente. El episodio mediático había sido reproducido por toda la prensa mexicana manteniendo en vilo a la teleaudiencia como sólo lo logran las telenovelas de Televisa. A esta trama se le sumó otra aun más truculenta con la respuesta dada por el secretario de Gobernación Fernando Gómez Mont, quien en representación del gobierno de Calderón salió a retarlos en el tono propio de los machos mexicanos: “¡Los estamos esperando! –les dijo–. ¡Métanse con la autoridad y no con los ciudadanos!… esta es una invitación que les hacemos”.

La respuesta gubernamental, lejos de calmar los ánimos, aumentó la sensación de desconcierto que se sentía en el ambiente. Sin embargo, para una periodista colombiana como yo, que le tocó vivir en carne propia la época del narcoterrorismo, este tipo de episodios parece calcado de otros que ya vivimos los colombianos hace 25 años, cuando los extraditables, al mando de Pablo Escobar, llamaban a las emisoras colombianas para dejar más o menos el mismo mensaje intimidatorio que sembró La Tuta en la televisión mexicana.

En ese entonces, los cárteles colombianos no habían asesinado ministros ni procuradores ni candidatos ni directores de periódicos; tampoco habían volado aviones ni puesto bombas en los centros comerciales, y su violencia permanecía contenida, circunscrita a sus peleas internas por el control de nuevas rutas y el acceso a nuevos mercados, como hoy parece estar sucediendo con los cárteles mexicanos, según lo aseguran las autoridades mexicanas. Eran épocas en que los colombianos aún podíamos viajar por el mundo sin necesidad de visas y nos indignaba cuando un país nos la imponía, como de hecho ya les empieza a pasar a los mexicanos, a quienes Canadá, su socio comercial del norte, les acaba de imponer la visa para entrar a ese país.

Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1713 que empezó a circular el domingo 30 de agosto.