Gombrowicz, extracto página 60


img_art_10853_3138Solo en el palco, yo, el moderno, yo, el carente de prejuicios, yo, el enemigo de los salones, yo, a quien  el látigo de la derrota quito de la cabeza los humos y los caprichos, pensé que el mundo en que el hombre se adoraba a sí mismo a través de la música me convencía  más que el mundo en que el hombre adora la música.
A continuación tuvo lugar la segunda parte del concierto. El pianista, tras haber montado a Brahms, galopaba. En realidad nadie sabía que tocaba, porque la perfección del pianista no permitía concentrarse en Brahms  y la perfección de Brahms distraía la atención de los oyentes puesta en el pianista. Pero por fin alcanzó la meta. Aplausos. Aplausos de los expertos. Aplausos de los aficionados. Aplausos de los ignorantes. Aplausos del rebaño. Aplausos suscitados por los aplausos. Aplausos que crecían solos, que se acumulaban unos encima de otros, excitantes, auto generadores; ya nadie podía no aplaudir, ya que todos aplaudían.

This entry was posted in extractos, Gombrowicz and tagged , , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 40 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 30 años en Europa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s