Un invierno como Dios manda en Ginebra.


Un grupo de gaviotas pasa frente a mi ventana lo que no es usual. Las gaviotas se quedan normalmente a orillas del lago aqui en la ciudad de Ginebra. Esta semana las temperaturas han estado bajando a tal punto, que el alimento comienza a escasear y las gaviotas tiene que volar  tierra adentro para poder comer. La noche pasada el termometro bajo a los 2 grados bajo cero y el viento sopla a unos 20 kilometros por hora. Esto favorece la formacion de estalagmitas de hielo lo que interesa a fotografos y otros curiosos que se precipitan al borde kilómetros lago Leman para ver el espectaculo. Esto sucedera a partir de este sabado  y se espera que la temperatura baje por aca a 10 grados bajo cero. Aquello mas un viento de 30 km/hora dara una sensacion termica de unos 16 grados bajo cero.

Al mismo tiempo he estado girando con una camara compacta por el centro de la ciudad  tomando las panoramicas nocturnas que ven ustedes aqui abajo.

This entry was posted in fotos, ginebra and tagged , , , , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 40 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 30 años en Europa.

One thought on “Un invierno como Dios manda en Ginebra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s