Mediterráneo.


Por las mañanas el agua del mar es fresca y cristalina. El color cambia según la posición del sol y la dirección del viento. Al atardecer estos factores actúan de la misma manera pero el agua ya no es cristalina ni el fondo tiene el color turquesa. El agua se ha vuelta turbia y flotan en ella papeles y algunos trozos de plástico.

Si el fallecido Cousteau revisitara los fondos marinos del Mediterráneo no los reconocería. Se calcula que han desaparecido entre el 50% y el 90% de estos fondos.

Los científicos piensan que la vida volverá en cuanto se deje tranquila a la naturaleza.

No muy lejos de aquí esta la reserva marina de el Archipiélago de Cabrera, una de las cuatro reservas marinas del Mediterráneo. En estos lugares la flora y la fauna es entre 5 y 10 veces mas abundante.

El Mediterráneo es el mar donde mas se ha explotado la pesca y esta seria la explicación de lo ocurrido, y el hecho que solo el 0.01% del Mediterráneo esté protegido.

A partir de hoy comienzo a mirar el paisaje frente a este Puerto Soller en Mallorca, no sin un poco de tristeza.

Sierra Tramuntana, Baleares.

This entry was posted in españa, Mallorca, viajes and tagged , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 40 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 30 años en Europa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s