La vida cotidiana en una ciudad europea. I


Lo que me gusta de esta ciudad es su talla y su entorno. No son muchas las grandes ciudades en Europa que estén, como es el caso de Chicago, a orillas de un gran lago. En todo caso para mi, el agua es un elemento importante en el paisaje.

Ginebra es la ciudad donde vivo desde hace mas de 30 años. Y de ella, y mi vida en ella les contaré algunas cosas.

La ciudad esta como saliendose del mapa suizo y metiendo una punta en el espacio francés. Lo que hace que ella esté prácticamente rodeada por Francia.

Esto tiene como consecuencia que las poblaciones, francesas y suizas viven en una apacible harmonía. En el pasado hubieron guerras, pero hoy el futuro no se concibe sin una gran integración.

Esta mañana voy a hacer algunas compras donde nuestros vecinos franceses.
En el caso de hoy será la prensa del mes, es decir revistas de aparición mensual o semanal. Nada mas que comprando tres o cuatro de ellas se pueden ahorrar 10 dólares. La mayoria se vende también en Ginebra a un precio mas alto. Otras personas hacen sus compras de abarrotes sen los supermercados o ferias franceses siguiendo la oscilación del cambio del euro.
Hace unos años los suizos votaron para quedar fuera de la Union Europea y creo que fue una gran cosa. Basta ver hoy la situación del euro y la crisis de muchas economías de la zona euro como Grecia, Portugal y España.

Es realmente impresionante la variedad de revistas que se pueden comprar en Europa, ya sea en Italia,Francia, España o Alemania. Simplemente porque los consorcios que las editan, publican el mismo titulo en diferentes idiomas con redacción adaptada a cada publico,aunque globalización obliga, el contenido y el tono no sea tan diferente.

Para mi salida de compras, pongo en marcha el motor de mi scooter y tomo la arteria principal que une Ginebra a la frontera y en menos de 10 minutos estoy cruzando esa linea que se hace cada día mas invisible e inexistente. Es lo que llaman el espacio Schengen.

De las aduanas donde todos debíamos declarar escrupulosamente nuestras compras hace unos años, no queda mas que una oficina desierta y triste, y el reflejo hoy inútil de ralentizar la velocidad por acato a una autoridad desaparecida desde hace mucho.
Otras veces tomo el tranvía y atravieso toda Ginebra para comprar en otro punto de frontera. Al bajar del wagon estoy en Francia. Asombroso. Comienzo metiendo las manos al bolsillo para separar mis francos de mis euros. Antes acostumbrábamos a hablar de “francos suizos” y hoy no hay mas que francos. Pura y simplemente.

La ciudad de Ginebra y la vida aquí nos ofrecen no pocas peculiaridades que les contaré mas tarde, como aquella de ir a Francia en barco. Extraño no?. O la de andar siempre con dos tipos de moneda en el bolsillo. Esto aunque se pueda pagar con francos en la zona francesa o con euros en Ginebra, pero el cambio que me hará el banco siempre será mas ventajoso que aquel hecho por el comerciante.

Terminaré esta nota diciendo que Ginebra es una gran ciudad, pero una ciudad pequeña.

Este post ha sido escrito desde un iPhone. Las fotos tomadas también con un iPhone

Anuncios
This entry was posted in ginebra, suiza, urbana and tagged , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

One thought on “La vida cotidiana en una ciudad europea. I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s