Altura de vistas.


Ha algo que me fascina en quienes buscan la faceta inesperada de las cosas. Brecht decía que no basta con ver las cosas sino que habría que tratar de ver lo que hay detrás de las cosas. No es lo que quiso hacer  Maurice Schobinger en los Alpes suizos. No quiso ver por detrás de los Alpes sino que para mostrar una imagen inesperada de las cimas alpinas, se propuso fotografiarlas exactamente desde los 4000 metros de altura y desde una distancia de 3000 metros de lejanía.

Mont Maudit, Chamonix.

Mont Maudit, Chamonix.

Entre Chaplin y Maurice Schobinger hay un rasgo común y nada mas. Han vivido en la misma ciudad, Vevey a orillas del lago Leman. Maurice es un fotógrafo experimentado al que se ve siempre con grandes cámaras. Para situarse exactamente  a la distancia y la altura decidida, hizo uso de tecnología de punta y de no pocos medios. También de la ayuda de un guía alpino Pierre Abramowski.

Un gps, mapas  detallados a escala de 1:25.000 y un helicóptero. Los mapas habían sido completadas por circulos de un radio de 3 km donde el centro era la cima de los picos que iban a fotografiar. Conectado al gps el ordenador daba al helicóptero la posición en tiempo real lo que le permitía de desplazar el aparato en medio de el circulo imaginario. Allí sentado con su cámara gran formato Maurice podía realizar las tomas deseadas bajo temperaturas de 15° bajo cero.

El resultado de esta aventura es un libro magnífico y casi científico de tanto rigor. El Weisshorn, la Dent Blanche, la Jungfrau o el Piz Bernina son algunas de las joyas blancas. También una página internet donde se pueden comprar copias de las fotos y ver otros trabajos.

Anuncios
This entry was posted in fotos, suiza and tagged , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s