Suiza y los siete enanitos.


Al contrario de lo que ocurre en la mayor parte de los Estados, el gobierno suizo no cuenta ni con primer ministro ni con Jefe de Estado permanente.

Desde 1848 el Ejecutivo suizo está compuesto por siete miembros, a los que se denomina consejeros federales. En base a un principio de rotación, cada año uno de ellos asume la presidencia del país

El consejero federal que cada año, siguiendo un turno de rotación, asume el cargo de presidente de la Confederación no dispone de ningún poder suplementario respecto a sus colegas. El presidente es así un “primus inter pares”, es decir, el primero entre sus pares.

Cualquier ciudadano tiene el derecho de presentarse como candidato al gobierno, independientemente de contar o no con experiencia política o administrativa. Sin embargo, habitualmente los candidatos proceden del Consejo Nacional, del Consejo de los Estados o de algún gobierno cantonal.

Y las mujeres?.

En cuanto a la presencia femenina en el Ejecutivo, hasta ahora se han elegido a seis consejeras federales, la primera, en 1984. A partir de diciembre de 2007, y por primera vez en la historia suiza, tres de los siete miembros del gobierno colegiado son mujeres.

Suiza en el centro de Europa.

Suiza en el centro de Europa.

This entry was posted in suiza and tagged by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 40 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 30 años en Europa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s