No hay “guantes de seda” para Hannibal Gadaffi en Suiza.


Lo que podía haber pasado como un hecho corriente sin mas consecuencias en un país como Suiza, poco dado a hacer ruido con hechos insignificantes en la prensa, se transformó en un escándalo diplomático bastante relevante. Suiza, su policía y su gobierno han mostrado no usar guantes de seda para quienes por muy alto rango tengan, atropellen los derechos de ciudadanos de la proveniencia que sea en su territorio.

Es lo que sucedió esta semana con la arrogante, violenta y despreciativa actitud del hijo de un dictador Libio, llamado Muammar el Gaddafi. Hannibal su hijo, maltrato a golpes a dos de sus criados mientras pasaba unos días aquí en Ginebra en uno de los hoteles de lujo de la ciudad, el Hotel Presidente Wilson.

La policía intervino deteniendo al señor hijo de dictador, deteniéndolo y reduciendo a dos de sus guardaespaldas que trataron de resistir. Dos días de cárcel (la mejor celda para personajes de alto rango le fué atribuida) y 500000 dolares de fianza, fué el precio de la fechoría. Hannibal Gadaffi ya ha tenido que ver con la policía en Europa a haber tratado de atravesar los Champs Elysées hace un tiempo, a 140 kilómetros por hora.

Los dos criados han quedado bajo protección de la policía suiza por estar amenazados por el régimen libio el que declaró que la cosa se arreglaría “ojo por ojo y diente por diente”. Las represalias para Suiza han sido la encarcelación de dos dirigentes de multinacionales suizas en Trípoli por irregularidades en sus trámites de estadía. Además del corte del suministro de petróleo  y la negación de visado a todos los ciudadanos suizos.

En un mundo de dictadores así se “honra” el honor nacional, y en un mundo democrático así se trata a tiranos o hijos de tiranos: como ciudadanos común y corrientes que deben responder ante la ley como todo el mundo. La democracia tendra muchos defectos pero no se ha inventado algo mejor.

Anuncios
This entry was posted in actualidad, derechos humanos, suiza and tagged , , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s