Un verso.


No digáis de mí que,
débil, decliné / los trabajos de mis mayores, y que hui del
mar, / de las torres que erigimos y las luces que encendimos,
/ para jugar en casa, como un niño, con papel.

Robert Louis Stevenson
Anuncios
This entry was posted in extractos and tagged , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

3 thoughts on “Un verso.

  1. Bien…Reconozco la lectura previa que hice del Diario el País y el artículo La seriedad del juego de Vázquez ( 19/07/08).
    Pero agrego que casualmente y hace tres semanas compré mi primera novela de Javier Marías-dado tu listado literario previo a las vacaciones-.Todas las almas es la novela que estoy leyendo durante algunas noches-madrugadas…Ya me impresionó el personaje del portero de la Universidad y sus vueltas en el tiempo.Por allí ando, en los inicios y me gusta.
    A propósito del verso de Stevenson: ¿Considerás que hay allí alguna justificación del hombre que ama la Literatura?
    Saludos, Viviana

  2. Viviana:

    Como tu dices, porque justificarse. Se ama la literatura probablemente como se aman las cosas que nos hablan de nosotros y nos dan mil versiones de las preguntas que nos hacemos y revelan lo insondable, aunque es posible revelar lo insondable?. En fin porque nos lleva de paseo por la irrealidad que es infinitamente mas infinita que la realidad. Me parece.

    A mi gustó la escritura de Javier Marías desde que leí Corazón tan blanco hace unos años. Es una escritura de mucha sutileza y que al mismo tiempo atrapa y envuelve, lo que probablemente hace que lo lées en “noches-madrugadas”.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s