¿Cuánta cafeína es “demasiada”?


Lo que constituye una cantidad normal de cafeína depende de cada individuo. La sensibilidad a la cafeína depende de muchos factores, entre los que se incluye la frecuencia y la cantidad del consumo periódico, el peso corporal y la condición física.

Existen muchos estudios que demuestran que el consumo de cantidades moderadas de cafeína—unos 300 mg por día—es seguro para la mayoría de los adultos.

¿Cuáles son los efectos de consumir cafeína durante un período prolongado?

Dependiendo de la cantidad consumida, la cafeína puede ser un estimulante leve del sistema nervioso central. Pese a que en ocasiones se caracteriza a la cafeína como ‘adictiva’, el consumo moderado de cafeína es seguro y no se la debería clasificar junto con las drogas adictivas de abuso. Las personas que dicen ser ‘adictas’ a la cafeína emplean el término sin mayores connotaciones adicionales, tal como si dijeran que son ‘adictos’ al chocolate, a correr, a trabajar o a mirar televisión.

Cuando se detiene abruptamente el consumo de la cafeína, algunas personas experimentan síntomas tales como dolores de cabeza, fatiga o letargo. Estos efectos son temporarios y dejan de experimentarse en uno o dos días.

Fuente: International Food Information Council
Anuncios
This entry was posted in salud and tagged by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s