El fútbol, un espejo de nosotros.


Hace algunos días me hacia la pregunta si era bueno detenerse a repensar el porque, no amamos ciertas situaciones ya vividas, que decidimos evitar en el futuro.

En el caso presente se tratataba de un partido de futbol visto por televisión, el cual me dejo en una situacion emocional por lo menos incomoda. Es dificil frente a un deporte como el fútbol ser neutral. Se toma partido siempre por uno u otro. Por equis razones y la peor es la patriotera. En mi caso no era aquella, sino una cierta simpatia por un pais (ni siquiera un equipo) que no era el mio.

Este equipo perdió y me invadió un sentimiento de decepción profunda, casi de tristeza. En ese caso lo que generalmente hacemos es hundirnos en la emoción, saborear la lagrima pensando que el mundo entero es una impostura, que las cosas son injustas, etc, etc. Este es el lado casi grotesco en el caso de un match de fútbol, frente a la falta de proporción entre la causa y el efecto.

Pero en esta oportunidad me alegre que un partido de fútbol (que veo una vez, cada cuatro años) me hubiera dado la oportunidad de encontrar la buena manera de encarar las emociones y canalizarlas mejor. Desde ese momento me propuse que la próxima vez que esto me sucediera, sabría aprovecharlo para mi. Es decir, vi que la decepción provenía de aferrarme yo, a la remota perspectiva de una victoria de mi simpático equipo y de convertir la ilusión en una promesa de satisfacción.

Psicología barata dirán ustedes, pero para mi esto significo aprender un poquito mas sobre mi mismo y a desconfiar de los espejos.

This entry was posted in euro2008 and tagged , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 40 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 30 años en Europa.

2 thoughts on “El fútbol, un espejo de nosotros.

  1. Hugo: Advierto, como es lógico, enormes diferencias de escritura conforme a los temas tratados. Hoy se me ocurrió hilar en los adjetivos o verbos que son distintivos en las entradas y sus correspondientes líneas argumentativas o no tanto.
    Por ejemplo y en este caso (” El fútbol, un espejo de nosotros” ) utilizás muchos adjetivos y algunos con valor peyorativo: “Por equis razones pero la peor es la PATRIOTERA”, “Este es el lado casi GROTESCO”. Verbos que indican fuertemente la 1º persona (plural) como “hundirnos” o ( singular) ” invadió”, “no era aquella…era el mio.”
    Leo también ” ¿Cuánta cafeína es demasiada” o “El cáncer , la dieta y las grasas” y advierto la graaannnnn diferencia entre lo que me incita para discutir, comentar….
    Me parece que lo mejor de los blogs es éso: desafiar a los lectores lejanos o cercanos, interpelarlos, comprenderlos y /o aceptarlos y confrontar . Aunque siento que habría que escribir textos más extensos para responder a ciertas cuestiones. A veces uno se queda con ganas de decir…
    ¡Saludos!

  2. Veo en ti una lectora atenta y exigente. Lo mejor que se pueda esperar como lectora.
    No soy perfecto soy humano. Y entre nosotros se trata de un dialogo entre humanos.
    De repente suena un grito o la voz se alza. Y como dices se puede producir allí la interpelación o la complicidad.
    Un blog desgraciadamente es por esencia un texto no muy largo y esta es la dificultad pero es también el desafío.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s