La muerte de un elegante.


Hoy a muerto Yves Saint Laurent quien fue el primero en poner pantalones a la mujer, el primero en ponerles esmoquin, el primero en ponerles ropa masculina, el primero en emplear a modelos negras.

Hasta hace no poco tiempo atrás debo reconocer que la alta costura era para mi un esnobismo de gente rica, de lujo y de mundanidad efímera que solo podía preocupar a quienes buscaban sobrepasarse a través del poder del dinero y de la notoriedad.

Nunca se me paso por la mente que la alta costura podía tendernos una pasarela, a quienes no podíamos ni comprarla ni llevarla, aquella de un mundo animado por decenas y cientos de personas, que nos regalaban su infinita maestría en el bordado, la costura, el diseño, el pliegue de telas, la tintura de estofas y tantos otros campos de una artesanía increíblemente rica y antigua.

Hoy me he reconciliado con todo eso y creo que detrás de lo que aparece como fútil existe y puede existir una estética, un gran amor por la mujer y un deseo de ser mejor por la belleza y por el arte.

El acceso a la belleza pasa por superar el hambre, el frío y  la situación de necesidad del ser humano. Solo habiendo alcanzado un estado de dignidad y de saciamiento material entraremos en el reino del arte

Anuncios
This entry was posted in actualidad and tagged by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s