Carreteras italianas.


Me preguntaba a menudo mientras conducía en que lío me había metido, o si los años pasando me habían hecho diferente, mas miedoso. El coche era potente, confortable y silencioso. Pero la sensación de peligro estaba siempre allí conmigo. La sentían mis acompañantes?. No les hice la pregunta para no hacer nacer el miedo por sugestión.

El coche rodaba por momento por las largas lineas rectas de el llano el rió Po en el norte de Italia. Los italianos se largaban a pasar tres días de feriado por fiesta nacional. Y corrían, corrían sin parar. Después vinieron los coches de policía que corrían también. Mas tarde las ambulancias.

Yo continuaba a 120-130 kilómetros /hora por una autopista con buenas condiciones de visibilidad, pero los locos seguían pasando como bólidos a mi lado. Adonde van así? Me decía yo.

Lo peor era cuando rodaba yo un trecho por la derecha, y llegaba un coche a 160 o mas y se me pegaba detras, a 5 metros. Que inconsciencia !. Como se puede menospreciar la vida de esta manera y jugar con las sensaciones malsanas de un placer que puede conducir a la muerte de inocentes. Que vida vive la gente para descargar sus tensión y frustraciones en el peligro?

Me dice la prensa que la industria automovilistica esta en crisis. Que se venden menos vehiculos, que el petroleo cuesta muy caro y que esto llevaria a la gente a reflexionar. No lo creo. Aunque no existan los coches el hombre seguirá jugando a chico mimado. ¡Ah! los hombres.

Anuncios
This entry was posted in italia, viajes and tagged , , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

One thought on “Carreteras italianas.

  1. Cuando las palabras salen solas…Cuando las vivencias quedan grabadas en un memoria y se plasman en un papel como tu bien dices nunca describen tanto como significan… Pero quiero agradecer lo que has compartido pues de todos los blogs de la toscana que he leido, a sido con diferencia el que me ha trasmitido mas. Y a pesar de que la grandeza de una tierra como es esta no se pueda expresar, si que has conseguido acercar al lector a los olores,colores y sentidos mas bellos de ella…
    Te deseo suerte
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s