Objetivo: jóvenes. Observados y ahuyentados.


Aun no se ha inventado el arma al servicio de la lucha contra la discriminación. Sin embargo una empresa inglesa comercializa un arma para protegerse de jóvenes adolescentes.

En algunos países de Europa se observa es verdad, un cierto crecimiento en diversos grados de violencia juvenil. Agresión verbal, amenazas, racket, e incluso asesinatos de jóvenes por jóvenes así como violaciones, utilizando para así dejar una huella y un mensaje, teléfonos celulares.

Esto ha llevado a ciertos grupos o personas a hacer uso de técnicas de ahuyentamiento para jóvenes, las que utilizan por ejemplo un emisor de sonido que envía al aire agudísimas frecuencias detectables solo por gente joven, que los adultos, por el natural desgaste del oído humano, ni siquiera perciben.

Colocado estratégicamente en el frontis de los establecimientos comerciales, dentro de una sólida jaula de acero para evitar el vandalismo, el aparato garantiza la dispersión casi inmediata (bastan unos 5 minutos de exposición) de los grupos de jóvenes apostados en las inmediaciones.

Entre Holanda y Gran Bretaña se han vendido ya mas de 7.000 unidades. El dispositivo llamado Mosquito provoca fuertes dolores de cabeza y puede llegar a causar lesiones en el oído, su gravedad siendo proporcional a la duración de la exposición.

Ademas de los daños a la salud, esta incriminada la propia libertad individual lo que nos lleva a preguntarnos que tipo de sociedad se esta construyendo. Individuos o empresas tomando su defensa por sus propios medios. Es como para sentirse cada día mas en el universo de las películas de Mad Max en los años 80, donde se puede apreciar un entorno desordenado, en los años en los que presuntamente la sociedad se desmoronaría.

Anuncios
This entry was posted in actualidad and tagged , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s