Ginebra continúa su preparación para el Euro 2008.


Ayer baje a la orilla del lago. Se decía que el famoso chorro de Ginebra seria engalanado con una inmensa pelota de fútbol, la que flotaría en el aire asi como sostenida por el agua en un equilibrio incierto.
El día había estado asoleado y los transeúntes se habían precipitado para gozar del calor naciente en estos días de comienzo de primavera.
Ginebrinos y turistas realizaban los circuitos clásicos alrededor de la rada. Las “mouettes” (embarcaciones amarillas que funcionan como taxis colectivos entre una orilla y otra) ejecutaban su danza de los palacios y organizaciones internacionales para satisfacción de sus ocupantes.
Otros practicaban sus deportes citadinos preferidos,( bicicleta, patines y jogging.) y las jóvenes parejas paseaban sus retoños todo esto como si cada uno quisiera cambiar de piel, sentir la frescura del aire y levitar en un agradable sopor.
La pelota estaba allí esperando que la subieran a 130m de altura donde deberá permanecer el tiempo que dura el Euro2008 de futbol y del cual Ginebra es una de las sedes, junto con Basilea, Berna y Zurich.

Por lo tanto me decidí a sacar mi cámara y a tratar de darles una muy parcial idea del perfil de los transeúntes que caminan por la ciudad por estos días. No en vano Ginebra es como otras ciudades europeas una ciudad cosmopolita y muy agradable para vivir en este tiempo de primavera y verano.

[rockyou id=111857204&w=426&h=319]

Son momentos muy importantes estos del Euro 2008, para el ciudadano lambda suizo y para los cuales se ha preparado con seriedad y precisión Suiza.
A tal punto que se ha construido la mas grande central solar del mundo, integrada a un estadio de fútbol.

Pero claro me puse a hablarles de la Eurocopa y me olvide de terminar la historia del el inmenso balón de fútbol por el que baje a la orilla del lago. Pues aquí esta. Espera que la brisa disminuya para encaramarse 130 m mas arriba.

Anuncios
This entry was posted in fotos, ginebra and tagged by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s