Suiza y sus artistas.


He ido a pasar tres días a la montaña. A unos 150 kilómetros de mi casa, en los alpes suizos. Formidable la percepción que un ciudadano como yo y como muchos de ustedes, puede tener de ese mundo de alturas y nieves.

Los alpes suizos son en Europa la referencia probablemente de este mundo de alturas, de picos y de aldeas que acostumbran recibir como huéspedes, a gente adinerada, a estrellas y meteoritos de alta sociedad. Lugares como Verbier, Crans-Montana, Zermatt o Saas Fee les suenan muy familiarmente a la alta sociedad americana o europea.

tesch.jpg

Pero no hay que engañarse. La mayor parte de los alpes es un mundo de tradiciones, de silencio, de pequeños pueblos aislados del mundanal ruido. De hombres y mujeres de trabajo. Si bien es cierto que en el Valais suizo la agricultura ha perdido mucha importancia en los últimos años, dando paso a la explotación de viñas y sus vinos suelen ser de buena calidad.

51 picos de más de 4000 m de altitud están situados sobre tierras valaisanas, cabe destacar el Cervino y el Pico Dufour, el pico más alto de Suiza (4634 m).

Es verdad que el chalet donde estábamos hospedados parecía a una casa de muñecas. Todo respira el perfume rustico de la madera. La literatura y la pintura del siglo XVII y XVIII abundan en descripciones románticas de estos maravillosos parajes.

Una breve lista escritores o pintores suizos que han descrito magistralmente este país :

Jean-Jacques Rousseau.

Filósofo y escritor genovés, levantado en la tradición protestante, evoca los recuerdos felices de su niñez en “Sueños del paseante solitario”. Su amor por la naturaleza se prolonga en meditaciones donde es estira la imaginación hacia lo infinito, prefigurando así varios temas románticos.

Hermann Hesse.

Lucha contra el nacionalismo, el fanatismo y la intolerancia. Su obra defiende bien evidentemente la libertad del hombre frente a su destino. Con “El Lobo de las Estepas”, Hesse hace un brillante análisis romanesco de la guerra y de las crisis morales que le acompañan. Pero es para el “juego de las perlas de vidrio”, libro extremadamente rico y complejo, que obtiene el premio Nobel de Literatura en 1946.

Robert Walser.

Considerado como un precursor de Kafka quien le admiraba, este novelista-poeta del Appenzell ha dejado obras a la vez líricas y maliciosas. Incapaz de integración social, y después de una vida difícil de criado, luego de empleado de banco, entra en 1929 en una clínica siquiátrica que no dejará hasta su muerte.

verbier.jpg

Aloïse.

Esta artista pasa casi toda su vida en un hospital psiquiátrico. Sus pinturas tienen muchos colores, son rebuscadas en el Museo de arte bruto de Lausana que también expone numerosas obras de arte conmovedoras producidas por esquizofrénicos, paranoicos, presos y otros marginales. La visita de este museo único es apasionante. Aloïse es la heroína de una notable película de ficción realizada en 1978 por Liliane de Kermadec con Isabelle Huppert y Delphine Seyrig como intérpretes.

Alberto Giacometti.

Las obras de este artista nacido en los Grisones representan al principio seres elementales, macizos y lisos. Cada vez más estilizados, su búsqueda de las formas humanas ha sido influenciado por el arte africano y por el de las Cicladas. Con el tiempo estas estatuillas con títulos muchas veces irónicos disminuyen de talla y se vuelven personajes inmóviles, reducidos a una superficie corroída. “Giacometti escogió esculpir la apariencia situada y sólo se reveló por ella, logrando el absoluto”, escribía Jean-Paul Sartre.

giacometti.jpg

Ella Maillart.

Gran viajera, también es una deportista que fundó a los 16 años el primer club suizo de hockey femenino y practica esquí o yachting. Pero su destino la lleva en URSS luego hacia Oriente. Sus libros de viaje, entre los cuales “Oasis prohibida” (1937), se reeditarán sin parar tanto en francés como en inglés.

Friedrich Dürrenmatt.

Este famoso dramaturgo de lengua alemana también es cineasta y crítico de teatro. Sus comedias, expresionistas por sus situaciones y sus personajes, desarrollan una sátira de la actualidad y muchas veces se aparentan a una fábula o a la moralidad. Dürrenmatt se conoce esencialmente por su obra “la visita de la anciana” la cual denuncia la venalidad y las complacencias humanas son más severidad y convicción que la mayoría de las obras contemporáneas : “compro la justicia… todo se puede comprar”, dice el personaje principal.

Jean Tinguely.

Este especialista de figuras con elementos móviles, con máquinas inútiles fabricadas con ayuda de elementos de desechos, chatarras y objetos, se sitúa fuera de la tradición. El funcionamiento de sus máquinas frenéticas, delirantes, a veces desemboca en su destrucción. Estas extrañas obras irónicas plantean el fin y las maneras del arte. Son también, con mucha fantasía, una crítica de la civilización tecnológica.

tinguely.jpg

Jean-Luc Godard.

El más intelectual de los cineastas nació en Nyon. Su obra comienza en 1959 con Sin más soplo, Pedro el Loco y la China. La segunda parte de su obra comienza diez años más tarde con Sauve qui peu (la vie), luego Prémon Carmen, Détective y Je vous salut Marie.

Le Corbusier.

El maestro de la arquitectura moderna, sin embargo suizo, no ha construido mucho en su país de origen. Se ha impuesto en Europa por sus escritos y por la escuela que fundó en París. En sus realizaciones, Le Corbusier pasa de la utilización racional de las estructuras de hormigón armado a la explotación de sus posibilidades arquitectónicas y plásticas.

corbusier.jpg

Anuncios
This entry was posted in cultural, suiza, viajes and tagged , , , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s