Buenos Aires y el New York Times.


Hace muchísimos años, los primeros de mi exilio, estuve algunos meses en Buenos Aires. Eran los tiempos en que la larga noche de la dictadura no había aun caído sobre la Argentina. Para un chileno de 23 años en aquella época esa ciudad fue una gran experiencia. Aunque corta pues los Lopez Rega y otras Triple A regresaban al país.

Tan cosmopolita en su urbanismo, en su cocina, en su vida cultural y al mismo tiempo tan latinoamericana. Hay ciudades que engullen las culturas, las razas, las creencias y devuelven una simbiosis de ellas, donde cada átomo guarda su unidad y su esencia.

Han pasado los años y Buenos Aires ha resistido, a bajado al fondo del abismo y ha vuelto a renacer. Y el New York Times llega a afirmar que Buenos Aires se ha convertido en la meca de los intelectuales bohemios. En el artículo de Denny Lee (en inglés) se trata de crear el mito haciendo afirmaciones dudosas. La realidad afortunadamente es mas porfiada, mas compleja que aquello.

Buenos Aires es una gran ciudad, que la vida sea barata o no.

buenosaires-byrain.jpg

Anuncios
This entry was posted in actualidad, cultural, viajes and tagged by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s