El Tibet merece la paz y la libertad.


Respecto a la tan triste situación que vive el pueblo tibetano, el realismo se impone. No habrá estado en el planeta que levantará una voz para que se defienda ni la soberanía ni mucho menos la independencia del Tibet. La omnipotencia china y sus influencias no permitirán que una voz se eleve, pero sobre todo que una gota de sangre china sea derramada.

paren-la-matanza-tibet.jpg

Hay quienes después de una tradición de lucha pacífica de hace 60 años, impulsada por las autoridades espirituales tibetanas podrían quebrar la linea pacifica e intentar una lucha mas audaz y directa?. No se sabe ni espero que esto sea algún día realidad.

Sospecho que el día que un ciudadano, sea militar o civil chino se convierta en victima de acciones violentas, el Tibet dejará de existir y una gran masacre caerá sobre su pueblo. Debemos esperarnos a deportaciones, exilio y mucha sufrimiento si esto se produce.

La acusación del gobierno chino al Dalai Lama de pertenecer a una camarilla, no se comprende con nuestra mentalidad occidental. El Tibet es desde hace siglos una región pacífica en la que se han ido mezclando la mentalidad tradicional de
sus habitantes y los adelantos occidentales, destinados a mejorar la calidad de vida de los tibetanos.

monje-tibet-reza.jpg

La actitud pacífica de los tibetanos ha sido la permanente orientación del Dalai Lama a pesar de la colonización del territorio tibetano por parte de China. Esta actitud ha precisamente salvado y evitado que se precipite lo peor. Esto debe continuar.

Hoy en día el Tibet es un país con una gran tradición tanto cultural como filosófica, en el que prima la filosofía o
religión budista en la gran mayoría de sus habitantes. Este legado de siglos es lo que el Tibet debe resguardar durante siglos por delante. Cuando el territorio ni la soberanía existan ya, quizá conozcamos un pueblo que dispersado por el mundo prodigue su sabiduría a todo el planeta.

tibetanos-en-kathmandu.jpg

Lejos de mi pensar el desear el desmembramiento de pueblo tibetano. Pero sospecho que así sucederá y que nadie se opondrá oficialmente, ningún estado, ningún país ira mas allá de declaraciones simplemente.

Podría definirse a la nacionalidad tibetana como una sociedad apacible, en la que el respeto por los demás y por la naturaleza que les rodea han hecho de ellos un pueblo diferente, gustoso de ofrecer lo que tienen y lo que saben para ayudar a mejorar a los seres humanos.

Se basan en una filosofía que contradice al resto de la mayoría de religiones y pensamientos occidentales y que sin embargo alberga una aparente similitud con las disciplinas científicas de nuestro tiempo al tomar al ser humano y la naturaleza
(incluyendo el universo) como productores y protectores de todo y de todos.

Anuncios
This entry was posted in actualidad and tagged by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s