Rio de Janeiro


LLegando al hotel tome un taxi y pude captar algunas imágenes al vuelo, de la playa de Copacabana. No era de aconsejar pasearse con una voluminosa cámara por Copacabana y no corrí ese riesgo.

Lo mas sensacional comienza sin embargo con uno de los paisajes mas bellos de la tierra. Rio y la Bahia de Guanabara al atardecer vistos desde lo alto del Pan de Azucar. Para un visitante apresurado es lo que hay que ver, lo mejor. Hay que subir a partir de las 18 hrs para tomar posición y hacer unas pruebas fotográficas. Admirar el trafico incesante de vehículos pasando por Botafogo y los parques y playas de Flamengo. Y al fondo el puente de 14 kilómetros que une a Rio con el norte de la Bahia y con la ciudad satélite de Niteroi y su hermosa playa.

Rio de Janeiro (Brasil).jpg

Como pueden ver la vista es hermosa y romántica, por lo que no faltan las parejas de enamorados que vienen en luna de miel aquí. Regreso al hotel y la factura en taxis no cesará de aumentar debido a una sensación de inseguridad constante de mi parte. Esto no habría ocurrido así ,si no viniera a fotografiar.

En el hotel, Roberto, el gerente me propone acompañarme a comer ya que es mi primera noche. Salimos en su coche e inmediatamente el paisaje iluminado de esas grandes, bordeadas de prados y jardines, siempre con el mar y las playas a nuestra izquierda me van dejando maravillado.

Rio es una ciudad extraña, de día pareciera una ciudad que tuvo su pasado glorioso, donde la mayoría de los edificios y hoteles parecieran haber salido de una época ya lejana. Una atmósfera de vetustez ya no le imprime carácter al paisaje. Sin embargo de noche pareciera una ciudad de cuento de hadas tropical. Es exótica, es salvaje, es trepidante. La ciudad vive para la fiesta.

Los cariocas aman su ciudad y eso se ve porque se apropian los espacios públicos que son bellos y numerosos. No solo corren a lo largo de las playas. Los restaurantes se llenan todas las noches y no solo el weekend.

Y justamente por la noche abandonan Copacabana, y la entregan a los turistas. A veces incluso, al turismo sexual, como me toco ver en una discoteca llamada Help. Sugestivo nombre para un local donde habían aproximadamente 5 prostitutas por cada hombre.

El domingo es decir hace solo unos momentos deje de lado mis taxis y los buses locales que también tome mas tarde y me fuí a caminar por Ipanema con la intención de aprovechar un último dia de playa. Allí estaban los cariocas en parejas, en familia, en solitario caminando y adueñándose otra vez la ciudad y sus calles.

La costanera se convirtió en calle peatonal (de costumbre hay bastante tráfico) y unas calles mas arriba un gran mercado artesanal. Mucha tiendas abiertas y los restaurantes con gente comiendo a todas las horas.

Un mozo, viéndome con la cámara fotográfica me tomo por el brazo, llamo a sus compañeros y nos saco la foto. Así son los cariocas, espontáneos, sonrientes, amables.

El Club nocturno Help, fue cerrado posteriormente, en Febrero del 2008 ya que lo que había sido en sus inicios un lugar de distracción para la juventud carioca se convirtió el “la meca del turismo sexual” en Rio de Janeiro. La medida del cierre establece que el terreno que ocupa la discoteca será utilizado para construir la que ser la nueva sede del ‘Museo de Imagen y Sonido‘. Ese museo ya existe y ocupa un predio relativamente pequeño en el centro de Rio.

Ver fotos

Anuncios
This entry was posted in brasil, viajes and tagged , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s