Paraty, joya colonial


Llegué las 19horas a Paraty medio muerto de fatiga.Cambie tres veces de bus. El primero de Sao Paulo, cuesta 40 reais. En Ubatuba para no esperar 2 horas en el terminal me aconsejaron de hacer parar un bus local que me dejaría hasta la entrada del Estado de Rio de Janeiro donde debería tomar otro hasta Paraty. El bus de Ubatuba estaba repleto de gente con paquetes. Nos obligaron después de subir mi maleta que pesaba 25 kilos por detrás de nuevamente subir por delante para pagar. Yo no quería pensando que alguien se echaría bus abajo con mi maleta mientras el bus partía. Nuevamente la paranoia. No fue el caso evidentemente y lo único que la gente quería era ayudarme y así fue como también con la ayuda de dos jóvenes argentinos que venían viajando desde Mar del Plata y ya habían hecho 2900 kilómetros en bus. Habían vivido una verdadera pesadilla además de sentirse mal vistos en el Brasil. No era la primera vez que argentinos eran confundidos con porteños (habitantes de Buenos Aires) ,y vivían situaciones desagradables.

wp-1030609.jpg

Como yo llevaba además de la maleta de 25 kilos una mochila y una computadora de 4 kilos tenia que tratar de mantener esos tres objetos reunidos para que no volaran a cada viraje y además cuando el bus local se fue vaciando mi maleta tendía a partir rodando por el pasillo. El viaje es precioso y el bus va serpenteando a una velocidad muy rápida por una selva muy tupida siempre bordeando el mar y dejando ver magnificas playas completamente salvaje. Paisajes dignos de novelas de Daniel Defoe y Gabriel Garcia Marquez.
Salida de reconocimiento por algunas playas. Embarque con un grupo de jóvenes por el día.Almuerzo servido en el barco.Salimos con sol y volvimos con nubes pero hay realmente lugares muy bonitos. Playas desiertas (algunas privadas) y los jóvenes pudieron darse unas zambullidas en aguas verdes muy transparentes.

Conocí a una pareja de argentinos encantadores con los que conversamos todo el día. Recuerdos de Chile y de Argentina, los tiempos de las dos dictaduras. La Madres de la Plaza de Mayo, el atentado a Pinochet y la tragedia económica vivida hace apenas 7 años por la sociedad argentina, …una más.

Al día siguiente arrende un escarabajo al hijo de Marta, la simpatiquísima propietaria de la posada “A Joana”. Me dieron los planos de las diferentes bellezas que podría descubrir en los alrededores.
Encuentro con un grupo de 8 policías que buscaban los autores de tres homicidios acaecidos en la semana en Paraty, ajustes de cuentas, narco-tráfico vaya a saber. Paraty es un pueblito encantador , un vestigio muy bien preservado de la era colonial.

Sin embargo y a pesar que la parte turística es un mundo aparte y la gente de Paraty apacible, la situación allí no es una excepción en la vertiginosa ola de violencia que azota a todo el país. El problema es endémico. En el Brasil no se puede dar una bofetada a alguien ya que esto te costaría la vida. En Paraty no hay robos y cuando los hay la gente tira a matar sobre los ladrones, sin términos medios.

El brasileño es y lo pude comprobar dos veces muy sensible a cierzos códigos de honor que no hay que violar, so pena de reacciones muy hostiles y violentas. Lo vi en el Pelourinho al amenazar con la policía a un tipo que me molestaba y la mirada fue de odio. Nada pasó ya que estábamos rodeados de policías. Al pagar a un taxista menos de lo que cobraba al final de la carrera ( yo sabía que abusaba con el precio), la mirada fue la misma. Se nota un gran resentimiento a lo que parece una injusticia.
Los días y las noches pasaron agradablemente en Paraty. Mas adelante detallaré mas recuerdos una vez de regreso a casa en Suiza. Tengo muy lindos de Paraty como también del Pantanal y del Salvador.

Anuncios
This entry was posted in brasil, viajes and tagged , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

One thought on “Paraty, joya colonial

  1. Si estas por viajar a Paraty Tours, Recomendación NO CONTRATES a la empresa PARATY TOURS! no cumplen con lo contratado ni lo pagado. Zebastian no tiene códigos es un Argentino Inescrupuloso.
    If you travel to Paraty, recommendation not to hire the company PARATY TOURS! not comply with the provisions established and paid. Zebastian no codes is an Argentine unscrupulous.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s