Domingo 11, en Cuiaba


He llegado al final a Cuiaba y me voy acercando al Pantanal. Cuiaba no es una ciudad bonita aunque si es bastante grande. Cierta prosperidad brasileña no ha pasado por aquí. Ciertos lugares me han hecho pensar a algunos barrios de mi Santiago natal de los años 65-70. Mi estadía aquí sera corta.Una vez que recupere mi maleta perdida en París, me ire al Pantanal, mi destino en esta región.

Por la noche se ha puesto a llover, como llueve solo en los trópicos. Rayos, truenos y relámpagos y mucha agua. Así de una vez, porque dura poco pero moja mucho. Como es una ciudad que parece deprimida y como es domingo cuesta encontrar un restaurante para comer por la noche. Me han recomendado una churrasquería y como desconfío, ya que se ve mucha pobreza, llamo un taxi.
La búsqueda es laboriosa,sobretodo ayudado por mi chofer que no tiene menos de 70 años; pero el hombre conoce su ciudad y le da mucha importancia a que no me quede sin comer esta noche. Al final, me deja en lo que parece ser un restaurante donde va la juventud dorada de la megapolis (Cuiaba tiene un millón de habitantes).

Parezco ser el único extranjero y hay mucho ruido, todo el mundo ríe canta y sobre todo se despachan buena cantidad de cervezas. todos se han sentado frente al televisor para ver una emisión de juegos en directo, en la tele.

Sigue lloviendo y el mozo me ofrece un servicio algo pomposo ya que no deben venir muchos extranjeros a comer aquí. Mucha carne y acompañamientos como para alimentar a tres. Regreso en taxi al hotel, y sorpresa, me duermo rapidamente aún con el ventilador y el aire acondicionado funcionando y sonando a 70 decibeles.

Ver fotos

Anuncios
This entry was posted in brasil, viajes and tagged , by Hugo Orell. Bookmark the permalink.

About Hugo Orell

Soy americano del sur. Formo parte de una cultura que se asienta en Europa, aunque se desliza hacia los Estados Unidos estos últimos 45 años. En mi país la influencia del modo de vida de la primera mitad del siglo pasado, es europea. Mis antepasados traen a Chile desde España arte culinario, tertulias, arquitectura y moda. Francia es un país soñado por toda la aristocracia chilena de la época. Los chilenos crean la leyenda de “Chile: Suiza de américa del sur“. Una literatura germánica me hace soñar con un territorio ideal que estaría situado en la zona de la Baviera del sur alemán, con ciudades medievales, donde sabios artesanos contribuyen a crear la riqueza del modo de vida de las clases burguesas europeas. Ciudades como Brujas, Salzburgo, Estrasburgo, Amsterdam, me hacen soñar con sus astrónomos, pintores, conventos y catedrales. Quizás la influencia de mis lecturas de adolescencia, donde Herman Hesse juega el primer papel. El destino hace que sintiéndome profundamente chileno, y habiendo participado activamente en la aventura liberadora del proceso popular chileno, en la época de Salvador Allende y de la Unidad Popular, me encuentro viviendo desde hace mas de 35 años en Suiza.

2 thoughts on “Domingo 11, en Cuiaba

  1. Hola

    La verdad leyendo tu crónica de la visita a Cuiabá, me parece como si te hubieras ido a un pueblo fantasma, y no es así, lo conocí el año pasado y me encantaría volver allí, es más existen y en abundancia todos los servicios que un visitante necesita y restaurantes hay muchísimos y de todas las categorías.

    Bueno, ese es mi comentario, hasta luego

  2. Namo:
    Te creo ciento por ciento. Mi estada fué cortísima, pero justamente porque me dió la impresión de ser un pueblo fantasma también me gustaría volver. Fue en todo caso bastante surrealista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s